Escrito por 5:00 am Agendas locales, MS en Excélsior

Defender la prensa libre

Uno de los elementos constitutivos y esenciales de toda democracia y sociedad abierta es la prensa libre y, por supuesto, el ejercicio pleno de la libertad de expresión, así como la libre manifestación del pensamiento y las ideas. Más aún, en tiempos de crisis como la que estamos viviendo. Desde esta perspectiva, es importante hacer un llamado a la defensa irrestricta de los medios de comunicación que son garantes de esta joya preciada de los regímenes democráticos.


Sigue al autor en twitter: @MarioLFuentes1

Esta defensa exige también una revisión crítica del actuar de los medios de comunicación, sobre todo en los ámbitos locales, donde algunos gobiernos estatales y municipales continúan utilizando los recursos públicos con criterios patrimonialistas bajo la lógica del “no pago para que me peguen”.

Desde esta perspectiva, la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, 2019, en la cual el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), estima qué tanto confía la población en localidades de más de 100 mil habitantes, por entidad federativa, en los medios de comunicación, y estima igualmente la calificación que la ciudadanía le otorga a su desempeño.

La desconfianza nos alcanza

De acuerdo con los datos del INEGI, a nivel nacional, hay un 47% de la ciudadanía que manifiesta tener algo o mucha desconfianza en los medios de comunicación. Este indicador se sitúa apenas en mejor percepción frente de los organismos electorales estatales, los gobiernos municipales, los servidores públicos, los empresarios, los gobiernos estatales, los empresarios o los sindicatos, pero con una percepción de mayor desconfianza si se les compara con el Gobierno Federal, las Comisiones de Derechos Humanos, las instituciones religiosas, las ONG, los vecinos, las universidades públicas, las escuelas públicas de nivel básico o las familias.

Debe decirse que estos niveles se registran en un contexto generalizado de desconfianza de la población en la mayoría de las instituciones y organismos públicos, en el cual la institución que sale mejor librada es la familia, la cual inspira un 10.9% de algo o mucha desconfianza entre la población.

En ese contexto es importante subrayar que en la mayoría de las entidades se registran porcentajes por debajo de la media nacional, es decir, en la mayoría de los estados los medios gozan de mejor reputación que el promedio nacional.

Así, las entidades donde los medios de información son calificados con los mayores niveles de desconfianza son: estado de México, donde el 58.7% de la población expresa algo o mucha desconfianza; le sigue la Ciudad de México, con un 58.2%; Zacatecas, 52.6%; Puebla, 51.5%: Michoacán; 50.5%; Morelos; 50.04%; Tabasco, 49.2%; y Oaxaca, 48.7%.

Fuente: elaboración propia con base en los tabulados de la ENCIG, 2019, www.inegi.org.mx

Bajas calificaciones

Otro indicador que presenta el INEGI es la calificación que, en escala del 1 al 10 se otorga a las instituciones. En ella, los medios de comunicación obtienen un 5.5 de calificación, y aún cuando la mayoría de las entidades tienen valores superiores a ese promedio, el indicador obliga a una revisión crítica sobre lo que la prensa está dejando de hacer y evitar que siga el deterioro en la confianza que tiene la ciudadanía en los espacios que debemos fungir en todo momento como guardianes del pensamiento libre y crítico.

Así, las entidades donde se obtienen las más bajas valoraciones son: Ciudad de México, con 4.8 de calificación ciudadana. El Estado de México y Quintana Roo, con 5.1; Oaxaca, Michoacán, Morelos y Zacatecas, 5.2; y Tabasco, Puebla, Jalisco y Campeche, 5.3 puntos en cada uno de ellos.

Fuente: elaboración propia con base en los tabulados de la ENCIG, 2019, www.inegi.org.mx

También te puede interesar: LA PRENSA BAJO AMENAZA

(Visited 35 times, 4 visits today)
Cerrar