Ingresos: recuperación insuficiente

El ingreso promedio de los hogares en México es, de acuerdo con el INEGI, de 15 mil 663 pesos mensuales. Considerando que cada hogar tiene 3.7 integrantes el ingreso per capita es de $4,233 pesos mensuales. El dato es mayor al de 2014, pero inferior al de 2008. La desigualdad sigue siendo muy elevada: el 10% más pobre percibe 23.7 veces menos que el 10% más rico


 Twitter logo blue@MexicoSocial_

Los ingresos que obtiene la mayoría de los hogares en el país siguen siendo raquíticos. En ese sentido, los resultados que presentó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el día de ayer, lunes 28 de agosto, deben ser analizados con prudencia y con responsabilidad por quienes deciden el rumbo de las políticas públicas, pues a pesar de la mínima recuperación que se muestra en los niveles de ingresos, lo que es evidente es la ineficacia de las políticas, económicas y sociales, para modificar estructuralmente las condiciones de pobreza y la desigualdad en el país.

Desde esta perspectiva, el análisis que lleve a cabo el Coneval deberá ser la base no sólo para la discusión en torno a qué debe transformarse en el modelo de desarrollo asumido, sino sobre todo, cuál es el modelo de país que se pondrá a discusión rumbo al proceso electoral de 2018.

 

A pesar de todo, los pobres siguen siendo mayoría

Los datos captados por la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares, 2016, levantada por el Inegi, deben ser leídos considerando que se trata de una nueva serie, construida con base en un operativo de campo que ha sido cuestionado por varios expertos por dos razones fundamentales: a) en el levantamiento se asume que predominantemente son los pobres quienes mienten respecto de, u ocultan sus ingresos, y; b) se ha planteado que hay una “inducción” de información a través de la entrega de las llamadas “cartillas sociales” por parte del gobierno federal, lo cual pudo haber inducido un sesgo respecto de lo que la población, particularmente la más pobre, respondió ante la ENIGH.

Lo anterior tiene mayor sentido si se considera que entre los años 2012 y 2016, el Inegi estima que en el decil de ingresos más bajo hubo un incremento de 15.2%; y que entre 2016 y 2014 el crecimiento de los ingresos de los hogares más pobres fue de 8.5%.

Por otro lado, también es importante señalar que en el decil de más altos ingresos hubo un incremento, entre 2012 y 2016, de 5.9%, siendo el periodo de 2014 al 2016 el de mayor crecimiento, con 4.1% más ingresos en cada uno de los hogares de más alto nivel adquisitivo.

A pesar de todo, los niveles reportados en 2016 son aun inferiores a los que se registraron en el año 2008: en efecto, de acuerdo con el Inegi, en ese año el ingreso promedio de los hogares fue de 15 mil 663 pesos mensuales; mientras que en 2016 ese mismo indicador se ubicó en 14 mil 345.3 pesos mensuales por hogar.

lineas_de_bienesta.png

Llama la atención que, según el Inegi, en el periodo señalado crecieron los ingresos únicamente de tres deciles; de los dos de más bajos ingresos, y los del decil de mayor poder adquisitivo. En efecto, mientras que en 2012 10% de los hogares más pobres obtuvo ingresos por 2 mil 90 pesos mensuales, en 2016 se ubicaron en 2 mil 273 pesos por hogar al mes.

 

Un mar de desigualdad

La ENIGH estima que el valor del Coeficiente de Gini —la medida que se utiliza para dimensionar la desigualdad económica entre las personas—, es de .448, considerando las transferencias que se hacen de ingresos a los hogares; pero sin esas transferencias, es de .499, lo cual muestra que nuestro país sigue estando sumamente polarizado.

Lo anterior puede dimensionarse mejor si se considera que mientras que el decil de más altos ingresos obtiene 36.3% de los ingresos totales de los hogares en el país (es decir, 10% de los hogares más ricos se queda con uno de cada 36.3 pesos de cada 100 pesos disponibles), el 10% de los hogares más pobres obtiene únicamente 1.75% de los ingresos totales (es decir, obtienen 1.75 pesos, de cada 100 pesos disponibles). Lo anterior significa que 10% de más altos ingresos en el país obtiene 23.5 veces más recursos que el 10% más pobre.

Por otro lado, es importante señalar, agrupando datos, que del total de hogares, el 30% con más ingresos, obtiene 63.25% de los recursos disponibles; mientras que 30% de menores ingresos se queda con únicamente 8.87%.

 

Entidades lejanas  

La desigualdad que existe en el país es no sólo entre hogares, sino que se expresa también en desigualdades regionales abismales. Así, mientras que en Nuevo León el ingreso promedio por hogar es de 29 mil 717 pesos mensuales, en el estado de Chiapas, en donde se registran menores ingresos, el promedio es de 7 mil 752 pesos al mes.

pequenos-ingresos.jpg

Visto por tamaño de localidad, las diferencias también son abismales: en aquellas que tienen más de 2,500 habitantes, el ingreso promedio de los hogares es de 17 mil 405 pesos por hogar, al mes; mientras que en las localidades con menos de 2,500 habitantes, el promedio es de $8,668 pesos mensuales; es decir, vivir en las localidades rurales implica ingresos 50% inferiores a quienes viven en las zonas más urbanizadas.

 

*Columna publicada con el mismo nombre en el periódico Excélsior, 29-agosto-2017, p.18.

FB-f-Logo  blue 50 /mexicosocial

Twitter logo blue@MexicoSocial_

MÉXICO SOCIAL EN CANAL ONCE

Watch the video