Escrito por 5:00 am Agendas locales, Archivo, Blogs, MS en Excélsior

COVID19 y la crisis del agua

COVID19 y crisis del agua

La emergencia sanitaria del COVID19 golpea al país en un escenario totalmente adverso. El cúmulo de rezagos en lo social dificulta enormemente implementar adecuadamente medidas de prevención y contención de los contagios del nuevo coronavirus del SARAS-COV-2, pero también de otras enfermedades infecto-contagiosas, que también tienen un carácter epidémico y respecto de las cuales hay incluso alertas vigentes, como lo es la Tuberculosis. Esto obliga a pensar en la relación del COVID19 y la crisis del agua.

Uno de esos rubros es el relativo a la disponibilidad del agua potable y la calidad de los servicios que las autoridades locales prestan a las y los habitantes de sus demarcaciones.

Reprobados

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG, 2019), cuyos resultados fueron publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el nivel de satisfacción de los habitantes de zonas urbanas de más de 100 mil habitantes en México, respecto de los servicios de agua potable en sus municipios, es de sólo 56%. Es importante decir que este indicador es un promedio de los niveles de satisfacción registrados en varios componentes de análisis, relativos a la potabilidad, frecuencia de suministro, pureza y calidad, no desperdicio en fugas, entre otros.

COVID19 y la crisis del agua. Bajo suministro

Las entidades con los peores indicadores son: Tabasco, donde únicamente 18.4% de la población se dice “satisfecha” con los servicios de agua potable en la entidad; le sigue Guerrero, con 21.7%; Chiapas, 34.9%; Oaxaca, 36.6%; Zacatecas, 37.5%; San Luis Potosí, 41.3%; Quintana Roo, 44.4%; Aguascalientes, 44.8%; Puebla, 47.8%; Nayarit, 48.3%; Tamaulipas, 48.8%; Estado de México, 49.1% y Ciudad de México, 49.6%.

Suministro deficiente

En este indicador, el propio instrumento señala que únicamente el 62.4% de la población reporta tener un suministro constante de agua potable. Las diferencias entre estados son muy amplias, pues mientras que, en entidades como Nuevo León, Jalisco y Querétaro, los porcentajes de satisfacción en este indicador superan el 80%. En el extremo opuesto, las entidades con peores indicadores son: Guerrero, con 16.6%; Zacatecas, 31.5%; Oaxaca, 36.6%; Tabasco, 37.7%; Chiapas, 40.2%; San Luis Potosí, 41.8%; Nayarit, 46.8%; Aguascalientes, 49.9%.

Aguas turbias

Covid19 y crisis del agua. Baja potabilidad

Uno de los indicadores en que peores resultados se registran, es el relativo a las condiciones de potabilidad del agua que se recibe en las viviendas; este concepto se refiere a la calidad del agua, entendida como las condiciones que tiene para ser bebible, sin que la población manifieste temor de enfermarse por beberla. En ese sentido, es importante señalar que hay 17 entidades donde el porcentaje es menor al 20%; éstas son: Tabasco, con sólo 2.5%; Guerrero, con 4.4%; Quintana Roo, 6.7%; Chiapas, 7.9%; Baja California, con 8.2%; Oaxaca, 10%; Nayarit, 10.4%; Jalisco, 11.5%; Veracruz, 12.3%; Campeche, 13.3%; Puebla, 14.3%; y San Luis Potosí, 15.2%

Desperdicio criminal

COVID19 y la crisis del agua. Fugas

De acuerdo con el INEGI, solo el 39.2% de la población percibe que en sus ciudades no existe desperdicio de agua potable por fugas de la red pública. Este indicador es sumamente relevante porque en una situación de crisis ambiental como la que enfrentamos, no sólo en México, sino en el mundo, es inadmisible que se pierda agua para consumo humano por un inadecuado mantenimiento de la red pública de suministro.

Las entidades con peores datos son: Guerrero, 13%; Tabasco, 15.6%; Chiapas, 17.9%; San Luis Potosí, 21%; Nayarit, 26.2%; Zacatecas, 29.4%; y Puebla, con 29.8%

Te puede interesar: “Panorama social de México, 2019”

Frase clave: COVID19 y la crisis del agua

(Visited 119 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar