Escrito por 5:00 am En Portada, Selecciones del editor

Las puertas de la democracia

Hay espacios considerados globalmente como dictaduras que se autodefinen como democracia populares y hay países que se exhiben como ejemplos democráticos en donde gobierna el capital y los electores no mandan.

Sigue al autor René Cervera en Twitter: @ReneCervera

Lo que, sin lugar a duda, es imprescindible es que el voto sea protagónico en un espacio democrático.

Lee el artículo: La democracia y la ética

Si algún denominador común debe tener las democracias es el propósito de una convivencia armoniosa en donde existen los puentes necesarios para dialogar y reglamentar la coexistencia de los diversos intereses de la sociedad, en donde al centro se encuentra la voluntad individual y colectiva, lo cual no es una contradicción porque significa vivir en un continuo debate en el que la elocuencia es el instrumento de quienes gobiernan. En consecuencia, los órganos de gobierno deben de ser a imagen y semejanza del perfil de sus electores, sin construir espacios ficticios.

Si de por si era común que los personajes políticos pasaran de ser diputados locales a federales, luego senadores o gobernadores, ahora con la reelección hasta por dos veces difícilmente se va a orear el ambiente político.

 Podemos discutir la conveniencia o no de la re elección, pero el intento de justificarlo afirmando que de esta manera se puede premiar  a un diputado que lo ha hecho bien, es un tanto cuanto mucho muy absurdo, ¿Cuantos ciudadanos saben  cuáles son sus distritos locales y federales y quiénes son sus diputados o diputadas? y si a eso le agregamos que los distritos electorales se reconfiguran en cada proceso electoral resultaría ocioso monitorear a tus representantes para ver si los re eliges, lo que sí es seguro que quien parte de una estructura electoral tiene ventaja en relación a quien debuta.

Las leyes electorales obligan a tener un 50% de espacios electorales a mujeres y otros porcentajes para jóvenes, discapacitados pueblos originarios y representante que se fue al extranjero, aparentemente en un afán de inclusión, entonces los cargos de elección popular se convierten en un pastel que se reparte por condición física más que en la responsabilidad de tener principios, un diagnóstico de los problemas sociales y propuestas de solución.

Descendientes de pueblos originarios militaran en partidos criollos, mujeres en partidos conservadores, jóvenes en partidos viejos discapacitados en partidos que quien sabe cuánto los contemplan en sus programas de gobierno y un migrante que tiene el cargo porque se fue.   

 Es difícil imaginar a un o una indígena haciendo valer su cosmología en un partido tradicional, el 50 % del cuerpo legislativo son mujeres, en donde por cierto el 53% del padrón son mujeres, pero el 100% de los que presiden los partidos con registro nacional son hombres, los mexicanos en el extranjero nos pueden escoger a la novia, pero sin casarse con ella, porque los gobiernos por los que votan los sufrirán o gozarán quienes aquí viven.

Nuestro sistema electoral es complejo y contradictorio, el voto no es libre para los afiliados a un partido político porque tienen que ajustarse a cuotas forzosas, los distritos electorales no tienen sentido porque quienes votan  no se identifican con ellos por cuestión de vecindad,  sino por la identificación con la propuesta a la entidad local o federal y la novedad es que si te acusan de acoso, Y/o violación,  al postularte quedas eliminado, lo cual se presta  al chantaje de último momento y el derecho a ser votado se interrumpe si tienes mucho lívido.

El México de hoy es una entidad en la que de 10 partidos políticos 9 son fundados por personajes que políticamente nacieron en el PRI. El presidente de la República fue presidente estatal de dicho partido hace ya varios años y no hemos podido construir alternativas frescas. Los protagonistas y antagonistas del presente son los mismos desde por lo menos 40 años.

Tenemos graves problemas de salud, las diferencias sociales siguen siendo abismales, la corrupción se barre como en las escaleras de arriba hacia abajo pero no se inicia desde la casa, tenemos y tendremos problemas económicos por efecto de la pandemia y la resistencia a un gobierno alternativo. Y nuestro poder legislativo se compondrá con diversos fenotipos, géneros, edades, caballerosidad…….¿ y las ideas?

También te podría interesar: La violencia no cabe en la democracia

Frase clave: Las puertas de la democracia

(Visited 34 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar