Escrito por 11:00 pm Agendas locales, Salud

2020: el año de la muerte

el año de la muerte

En el primer semestre de 2020 fallecieron más personas que en todo 2015. Sin duda, se trata del año más mortífero de las últimas décadas, con un exceso de mortalidad que no solo fue de casos de COVID-19, sino también de muertes ocasionadas por enfermedades del corazón, diabetes e influenza.

En efecto, mientras que en 2015 se registraron en todo el año 655,688 muertes en el país, tan solo en el primer semestre de 2020 hubo 683,823 personas fallecidas en el territorio nacional.

De acuerdo con la información del INEGI, basada en el recuento de los certificados de defunción, actas de defunción y cuadernos estadísticos, la pandemia tuvo un efecto en el incremento de la mortalidad general en el país.

Lo anterior significa que México registró un exceso de mortalidad de 184,917 defunciones, es decir, un 37.9% de las muertes ocurridas en 2020 que no se esperaban, de acuerdo con las proyecciones de mortalidad de los últimos años:

“En el periodo de 2012 a 2019, se esperaban para enero a agosto 2020 un total de 488,343 defunciones y ocurrieron 673,260, por lo que con base en estos resultados se tiene un exceso de mortalidad por todas las causas de 184,917, equivalente al 37.9%”, señala el INEGI.

Además del COVID-19 las causas de muerte con mayor exceso fueron las enfermedades del corazón, con un exceso de 38,812 muertes (38.6%), la diabetes, con 25 782 más de las esperadas (35.6%) y la influenza y neumonía, con un exceso de mortalidad de 8,931 (44% más).

El organismo informó que la publicación definitiva del total de defunciones de 2020 se dará a conocer hasta octubre de este año, “la cual considerará la confronta de información que se trabaja de forma anual en conjunto con la Secretaría de Salud”, aclaró.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, es necesario llevar a cabo un análisis puntual del exceso de mortalidad por COVID-19 para comprender de mejor forma los efectos de la enfermedad, por grupos de población y factores de riesgo.

“Conseguir la sistematización de este análisis para vigilar el exceso de mortalidad ante cualquier riesgo para la salud, ya sea por eventos infecciosos, no infecciosos, desastres o conflictos sociales nos ayudará a mejorar y complementar los sistemas tradicionales de registro de defunciones y los sistemas de vigilancia epidemiológica”, apunta el organismo internacional.

En este sentido, el doctor Jean-Marc Gabastou, asesor en emergencias de salud de la OPS/OMS, explicó que medir la diferencia entre las defunciones observadas durante la pandemia y la mediana de las defunciones de los cinco años anteriores durante el mismo periodo contribuirá a que los países puedan:

  • Estimar el exceso de mortalidad por todas las causas de durante la pandemia.
  • Clasificar las muertes causadas directa o indirectamente por COVID-19 y otras causas.
  • Alertar de forma temprana sobre la reemergencia de COVID-19 o cualquier otra amenaza a la salud pública.
(Visited 875 times, 9 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar