Escrito por 5:00 am Blogs, Fernando Díaz Naranjo, Mundo

COVID19 y su impacto en las elecciones del mundo

Con la llegada y propagación del coronavirus (COVID-19) en el mundo, muchas de las directrices gubernamentales, sociales, económicas, culturales, deportivas, entre otros rubros han cambiado sustancialmente. En este artículo se analiza justamente al COVID19 y su impacto en las elecciones del mundo.

Sigue al autor en Twitter: @fdodiaznaranjo

Para el caso de uno de los principales ingredientes con que se alimenta cualquier sistema democrático, es decir, sus elecciones, no ha sido la excepción.  El impacto del COVID-19 en el desarrollo de los procesos electorales ha impactado principalmente en que muchos ejercicios electivos han tenido que ser pospuestos, en otros casos su fecha de realización ha sido cambiada o bien, en algunos países se han implementado diversas medidas de protección para la realización de determinadas elecciones.

De acuerdo con información pública de IDEA Internacional que ha ido conformando diversos estudios sobre el COVID-19 y su impacto en la realización de elecciones en el mundo, tenemos que al menos 62 países y territorios del mundo se han tenido que posponer sus elecciones en razón de la pandemia que aqueja al mundo.

Puedes leer del autor: “Ya basta de promoción personalizada”

Ejemplos de lo que está pasando

Tan sólo para poner algunos ejemplos, en el continente europeo se han suspendido algunas elecciones en Austria, Francia, República Checa, Eslovaquia, Suiza, Rumania, Polonia, Serbia, y Bosnia y Herzegovina, entre otros, o bien, diversos ejercicios de participación ciudadana también han sufrido un aplazamiento en su realización tales como referéndums en Gibraltar, Armenia, Rusia e Italia.

En Oceanía ha sucedido lo mismo en algunas elecciones como en Guam (territorio de los Estados Unidos), Nueva Gales del Sur, Australia, la Isla de Salomón, entre otras.

En Asia, tenemos casos de algunas elecciones parciales que abarcan regiones, distritos electorales, municipios en la India, Blangladesh, Pakistán, Kirguistán, Indonesia u Omán.  También están elecciones parlamentarias en Siria y Sri Lanka.

En el continente africano lo mismo ha sucedido con algunas elecciones municipales, legislativas o parciales relacionadas con un distrito senatorial, un distrito rural, entre otros.  Así, ubicamos a Sudáfrica, Túnez, Nigeria, Zimbabue, Gabón, Gambia, Zambia, Etiopía, Kenia y Uganda.

El caso de América Latina

En el continente americano del que México forma parte, encontramos al menos, 14 países que se han visto afectados en el desarrollo de sus elecciones, como por ejemplo, las elecciones primarias en 15 estados de los Estados Unidos; elecciones primarias en Puerto Rico; elecciones locales en Perú; elecciones municipales en Río Cuarto, Argentina; elecciones parciales en algunas ciudades de Canadá; elecciones generales en Bolivia; elecciones primarias en Paraguay; elecciones locales en Uruguay; así como las elecciones locales en los Estados de Coahuila e Hidalgo en nuestro país, México.  Lo mismo, con ejercicios de referéndum en las Islas Malvinas, en Kmloops, Canadá, y en Chile.

Ahora bien, también es importante referir que, a pesar de la propagación del COVID-19 países han llevado sus elecciones o referéndums en las fechas programas, mismas que se han registrado entre febrero, marzo, abril y mayo de este 2020.

De igual forma, encontramos países que han tomado diversas medidas de prevención y mitigación sobre el impacto del COVID-19 que van desde la inducción de varias medidas de protección como limpieza de las instancias electorales, disposiciones de salud para el personal electoral, o el uso obligatorio de máscaras o cubre bocas para funcionarios electorales, hasta la realización de reuniones virtuales (videoconferencias), sesiones para la deliberación de acuerdos importantes, entre otras medidas.

Te puede interesar: “Cambiar de rumbo: el desarrollo tras la pandemia”

Algunas líneas de política

Por ello, una línea que diversas instituciones electorales, órganos legislativos, partidos políticos, y otros actores políticos han considerado como una vía óptima para el desarrollo de procesos electorales o ejercicios de participación ciudadana, tienen que ver con los diversos mecanismos electrónicos para recibir la votación de los electores, me refiero a las urnas o tabletas electrónicas, pero más aún, a la utilización de la Internet.

En diversos países, como el nuestro, estos mecanismos han sido utilizados con éxito. Así, en México, al menos 20 entidades federativas han utilizado algún mecanismo electrónico para ejercicios vinculantes y no vinculantes relacionados con elecciones; para ejercicios de participación ciudadana, o hasta para la elección de dirigentes partidistas, por mencionar sólo algunos.

No obstante, si llegase a implementarse el voto por Internet con los controles de seguridad adecuados, con la participación activa de los competidores electorales, así como con la transparencia y colaboración de instituciones de educación superior, podría ser el mecanismo a implementarse para el ejercicio del voto en un futuro cercano.

Las virtudes del voto electrónico

El esquema de la votación por Internet traería un sinnúmero de beneficios de los cuales apunto algunos:

  • Mayor facilidad para que un mayor número de gente pueda emitir su voto desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo electrónico.
  • Mayor participación ciudadana en las elecciones o inclusive en ejercicios de participación ciudadana.
  • Mayor precisión y rapidez en los resultados electorales.
  • Podría dejarse de lado un importante número de casillas electorales y dejar sólo algunas para casos extraordinarios ante la falta de cobertura de Internet, por ejemplo.
  • Al contar con menos casillas, se pensaría sólo en un personal mínimo indispensable y ya no sería necesario un ejército de funcionarios de casilla.
  • Ya no sería necesario el gasto tan oneroso para la adquisición del papel y producción de millones de boletas electorales impresas.
  • El voto al ser digital y procesado en sistemas informáticos carecería del error humano lo que seguramente repercutiría en un menor número de medios de impugnación.
  • El voto por Internet significaría, en un corto plazo, una serie de ahorros significativos para las autoridades electores en beneficio de la población en razón de que dichos recursos podrían ser reasignados, por ejemplo, a la materialización de diversos programas sociales.

Pero el mayor beneficio, es que la población ya no se trasladaría a emitir su voto, habría mayor secrecía del mismo y, en momentos como los que vivimos en razón del COVID-19 que seguramente estará con nosotros algún tiempo, podría significar la continuidad de nuestro sistema democrático gracias a la tecnología.

Por supuesto que este tipo de mecanismos de votación bien podían instrumentarse en diversas regiones y países del mundo.

Para el caso de México, el Instituto Nacional Electoral (INE), ya trabaja en su implementación en una próxima elección principalmente para que puedan ejercer su derecho los mexicanos que residen en el exterior.

¡Hasta la próxima!

Te puede interesar: “Panorama Social de México, 2019”

Frase clave: COVID19 y su impacto en las elecciones del mundo

(Visited 46 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar