Escrito por 10:00 am Desigualdades • Un Comentario

Tener una vivienda adecuada: una cuestión de vida o muerte

hábitat

Todos los seres humanos tenemos derecho a habitar una vivienda adecuada. En tiempos de COVID-19, el acceso o la carencia a este derecho se hizo mucho más evidente, así como los riesgos a los que se enfrentan las poblaciones más vulnerables.

En el marco del Día Mundial del Hábitat 2020, la ONU ha recordado al mundo que “el hogar es mucho más que un techo. Un hogar debe ser seguro para permitirnos seguir trabajando, aprendiendo, con acceso a servicios básicos e infraestructura para las medidas de higiene, y con suficiente espacio para el distanciamiento físico”.

Efectivamente, las viviendas se han convertido en 2020 en el primer el lugar de resguardo para evitar contagios y el espacio de convivencia, trabajo y estudio de muchas familias.

“Tener una vivienda adecuada siempre ha sido una cuestión de vida o muerte”, señala la ONU. ES Un refugio, un espacio para el desarrollo y la convivencia. Es el lugar primario en el que las personas se pueden sentir seguras.

Con la pandemia, la desigualdad estructural y las desventajes históricas de los grupos vulnerables se ha hecho más visibles y desafortunadamente se han acrecentado. Pueblos indígenas, migrantes, mujeres jefas de familia, personas refugiadas, personas en pobreza y pobreza extrema se ven afectados de manera desproporcionada por la precariedad de la vivienda, el hacinamiento y la falta de vivienda, afirma Naciones Unidas.

Los tipos de viviendas son muchas. El Inegi, para su información sobre el volumen de las viviendas del país, toma en cuenta que una vivienda particular habitada puede ser desde una casa independiente, hasta un departamento en edificio, vivienda o cuarto en vecindad; una vivienda o cuarto de azotea; un local no construido para habitación, una vivienda móvil o incluso los refugios.

¿Vivienda para todos?

“Un hogar debe ser seguro para permitirnos seguir trabajando, aprendiendo, con acceso a servicios básicos e infraestructura para las medidas de higiene”, señala el organismo, y apunta una característica que resulta clave para asegurar el bienestar dentro de los hogares este 2020: debe contar “con suficiente espacio para el distanciamiento físico”.

No obstante, como ya se ha reportado en México Social, en el país el porcentaje de hacinamiento es de 9.4%: prácticamente en uno de cada 10 hogares muchas personas viven en un espacio reducido (consulta la información completa en la nota “Hacinamiento: atrapados y sin distancia social”).

Además, la ONU indica que idealmente las viviendas deben estar ubicadas cerca de espacios públicos verdes y abiertos, con acceso cercano a servicios de salud, escuelas, guarderías y otras instalaciones sociales.

En el libro Panorama social de México. Una mirada sobre el contexto social en el que nos golpea la crisis, Mario Luis Fuentes y Saúl Arellano detallan las condiciones críticas de millones de viviendas en el país: 3.6 millones tienen paredes construidas con materiales endebles, casi un millón tienen piso de tierra y hay 12 entidades en las que menos del 60% tienen dotación diaria de agua.

No obstante, desde antes de la pandemía, 1,800 millones de personas habitanban barrios marginales y asentamientos informales, viviendas inadecuadas o sin hogar en las ciudades de todo el mundo.

Las condiciones de precariedad en las que ya vivían, aunadas a una crisis económica sin precedentes pueden incidir gravemente en el deterioro de su salud, haciéndolos más vulnerables frente al COVID-19.

“Es probable que ahora experimenten problemas de salud debido a la ausencia de servicios básicos, espacio para el autoaislamiento y la exposición a múltiples peligros socioeconómicos y ambientales, incluidos disturbios y violencia, inundaciones, incendios, contaminación”.

La COVID-19 se ha extendido en áreas donde la gente carece de una vivienda adecuada, experimenta desigualdades y pobreza. Los residentes de estas áreas a menudo tampoco son reconocidos, protegidos y corren el riesgo de ser desalojados y reubicados, especialmente en tiempos de crisis.

Lee también: “La pandemia, la pobreza, el desarrollo”

Consulta el documento “Panorama social de México” en la publicación del PUED-UNAM:

(Visited 166 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar