Escrito por 2:00 pm Desigualdades

La desigualdad mata: los pobres son 50% más vulnerables a morir por COVID-19

la desigualdad mata

La desigualdad mata: de acuerdo con la OMS, la carga de mortalidad sobre las personas en pobreza y las poblaciones indígenas es mayor y ha llegado a niveles preocupantes.

Asimismo, la ONU ha advertido en múltiples ocasiones a lo largo de la pandemia que “las desigualdades y el racismo están cobrando las vidas de los más vulnerables”.

Según el organismo internacional, la pobreza, el racismo y la desigualdad hacen que los más vulnerables, entre ellos los pueblos indígenas, tengan menos posibilidades de sobrevivir si se enferman de COVID-19, 

Michael Ryan, director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud informó hace poco sobre el caso particular de México, donde existe “una diferencia sorprendente entre la mortalidad de los ricos y los pobres e indígenas”.

También advirtió que la pandemia está subrepresentada en nuestro país, ya que las pruebas están limitadas a tres por cada 100 mil habitantes.

“Las pruebas positivas continúan siendo muy altas, con hasta el 50 por ciento. Eso significa que muchísima gente no está siendo diagnosticada o está siendo diagnosticada muy tarde, y esto tiene un impacto diferente en las distintas comunidades del país”, puntualizó Ryan.

La ONU informó que, de acuerdo con la doctora Maria Van Kerhove, epidemióloga de la OMS, cuando existe un porcentaje alto de positivos en una prueba (40%-50%), “es posible que se necesitan hacer muchas más pruebas ya que seguramente hay casos que no se han detectado”.

El impacto es desigual

“Aquellas personas que viven en lugares pobres de México son hasta un 50% más vulnerables a morir de COVID-19”, alertó Ryan. Dijo que, si la mortalidad en general es alta en nuestro país, lo es mucho más en las comunidades indígenas.

“Hay una situación compleja en México con este impacto desigual sobre los pobres y los indígenas”, advirtió.

Para Ryan, es necesario hacer más para abordar los diagnósticos del problema “y la diferencia de resultados entre los diferentes grupos sociales”.

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud ha dicho que los últimos meses son un “recordatorio trágico” de nuestra fragilidad. La pandemia de COVID-19 ha empujado al límite los sistemas de salud de todo el mundo.

Frente a ello, y por el bienestar de todos, pero principalmente de las personas en pobreza y pobreza extrema, ha instado a los países a cumplir el objetivo de la seguridad sanitaria mundial.

Lee también: “Sobrecarga de cuidados y trabajo doméstico, un rostro más de la crisis”

Foto: OPS / Karen González (retomada para uso editorial y sin fines de lucro)

(Visited 180 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar