Escrito por 5:00 am Salud

Para vivir mejor, hay que reducir el consumo de sal

consumo de sal

La OMS informó que una meta importante de sus Estados miembros para 2025 es lograr reducir un 30% en el consumo de sal alrededor del mundo. De ser así, se evitarían alrededor de 2.5 millones de muertes por enfermedades relacionadas con su ingesta.

Lo anterior significaría también una de las “medidas más costoeficaces que los países pueden tomar para mejorar la situación sanitaria de la población”, señala la OMS.

Efectivamente: consumir más de 5 gramos de sal al día incrementa el riesgo de hipertensión arterial, cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, la mayor parte de la población ingiere de 9 a 12 gramos en promedio al día: el doble del máximo recomendado.

A nivel mundial se ha vuelto muy alto el consumo de alimentos que contienen muchas grasas saturadas, ácidos grasos trans, azúcar y sal.

“La producción creciente de alimentos elaborados cada vez más numerosos, la rápida urbanización y la evolución de los modos de vida están modificando los hábitos alimentarios. Los alimentos muy elaborados son cada vez más corrientes y asequibles”, advierte la OMS.

Te puede interesar también: “Para el gobierno de la 4T la comida chatarra es “esencial” durante cuarentena”

El principal reto es cambiar el estilo de vida

La solución parece fácil; sin embargo, a nivel mundial no ha sido posible tener injerencia real en el consumo de alimentos más sanos en la población. Por ello es que en las últimas décadas se ha registrado un cambio en los hábitos alimentarios. Según denuncia la OMS, “las personas consumen menos frutas, verduras y fibras (presentes en los cereales integrales), que son los elementos clave de una alimentación sana. Las frutas y verduras contienen potasio, que contribuye a hacer bajar la tensión arterial”.

Además, se consumen grandes cantidades de sal en alimentos como carnes procesadas como el tocino, el jamón y el salamo, quesos, tentempiés salados, fideos instantáneos, pan y los productos de cereales elaborados.

“También se añade sal a los alimentos durante la cocción (en forma de caldo o cubitos de caldo) o bien en la mesa (salsa de soja, salsa de pescado, sal de mesa)”.

Las reglas del juego deben cambiar

  • Una de las soluciones que propone la OMS es que los restaurantes retiren los saleros de las mesas.
  • Además, insta a los gobiernos a que en los centros de salud se brinde asesoría dietética a quien la solicite.
  • Otra medida muy importante es inculcar en los niños desde pequeños el consumo de una dieta hiposódica.

En cuanto a la industria alimentaria, de acuerdo con la OMS, esta puede:

  • Reducir progresivamente el contenido en sal de los productos, de modo que los consumidores se vayan adaptando al sabor y no busquen productos alternativos.
  • Difundir las ventajas de consumir alimentos menos ricos en sal por medio de actividades de sensibilización del consumidor en los puntos de venta.
  • Reducir la sal en los alimentos y las comidas que se sirven en los restaurantes y servicios de restauración; indicar el contenido de sal en las etiquetas de los alimentos y las comidas.

¿Cómo reducir el consumo de sal en el hogar?

Estos son algunos consejos para evitar un consumo elevado de sal en la dieta diaria:

  • Evita agregar sal cuando prepares alimentos: déjalos con su sabor natural.
  • No coloques saleros en tu mesa.
  • Limita el consumo de botanas que contengan sal.
  • Consume productos bajos en sal

Otras recomendaciones de la OMS para tener una vida más sana son:

• Las grasas no deben superar el 30% de la ingesta calórica total.

• La ingesta de grasas saturadas debe representar menos del 10% de la ingesta calórica total, y la ingesta de grasas trans, menos del 1%.

• El consumo de grasas se debe modificar a fin de reducir y suprimir las grasas saturadas y trans, en favor de grasas no saturadas.

• Lo más recomendable es reducir el consumo de azúcar a menos del 5% de la ingesta calórica total.

  • Mantener el consumo de sal por debajo de 5 gramos diarios (equivalentes a menos de 2 g de sodio por día) ayuda a prevenir la hipertensión y reduce el riesgo de cardiopatías y accidente cerebrovascular entre la población adulta.

• Los Estados Miembros de la OMS han acordado reducir el consumo de sal entre la población mundial en un 30% para 2025.

• También acordaron detener el aumento de la diabetes y la obesidad en adultos y adolescentes, así como el sobrepeso infantil para 2025.

(Visited 115 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar