Escrito por 5:00 am En Portada, Fernando Díaz Naranjo, Notas

Rumbo a la renovación de la Cámara de Diputados

Este año tendremos las elecciones más grandes que hayamos tenido en nuestro país y tendremos la la renovación de la Cámara de Diputados, pues habrá elecciones en las 32 entidades federativas donde resalta la renovación de 15 gubernatura, ; en 30 Estados habrá elecciones para elegir a las autoridades de los Ayuntamientos y en otras 30 se renovarán los Congresos locales.

sigue al autor en twitter: @fdodiaznaranjo

Además, habrá elecciones federales para la renovación de los 500 legisladores que integran la Cámara de Diputados.  Esto significa que más de 21 mil cargos estarán en disputa y que podrían concurrir a las urnas el año entrante alrededor de 94 millones de electores quienes definirán el rumbo de esta nación para los próximos años.

lee el artículo: Rumbo al INE

Por ello, resulta de vital importancia conocer la percepción de la población sobre su preferencia electoral hasta este momento, toda vez que nos permite conocer una aproximación de lo que podemos esperar de dicha elección.

Tomemos como referencia la elección para la renovación de la Cámara de Diputados Federal debido a una reciente Encuesta publicada por el Diario Reforma realizada en la tercera semana del mes de agosto.

Los resultados de este ejercicio demoscópico muestran el posicionamiento de las tres principales fuerzas político-electorales del país: PAN, PRI y Morena.  La medición refleja que Morena encabezaría las preferencias electorales alcanzando un 43% de las mismas, seguido tanto del PAN como del PRI con un 20% cada institución política.  Llama la atención que un 22% no declaró su preferencia electoral.

Este resultado, visto solo con los números totales refleja que Morena por sí solo le lleva una ventaja de dos a uno a sus más cercanos competidores.  Sin embargo, la misma Encuesta muestra la evolución de la preferencia electoral desde marzo de 2019.  En este sentido, observamos que, al comienzo de dicha medición, Morena se encontraba con un 57% de las simpatías ciudadanas por un lejano 13% para el PRI y un 12% para el PAN, es decir, entre el partido puntero y su más cercano competidor había una diferencia de 45 puntos porcentuales; hoy esta diferencia se ha reducido en un 23% aproximadamente.

Dicho de otro modo, Morena de marzo de 2019 a agosto de 2020 ha perdido 14 puntos porcentuales, dato no menor si Morena busca alcanzar una mayoría suficiente en la Cámara de Diputados que le permita gobernar con tranquilidad y acompañar al presidente de la República en el segundo periodo de su mandato.  Por su parte, tanto el PAN como el PRI han crecido en el mismo periodo entre el 7 y el 8%.       

Ante estos resultados caben varias preguntas, la principal, ¿qué esta pasando con Morena que tiene, en la percepción de la población, una tendencia a la baja?

Entre otros aspectos, me parece que los resultados nos los da la propia gente.  En otro ejercicio demoscópico realizado también por el Diario Reforma, la opinión que guarda la población respecto a como se esta conduciendo el país por parte de la presente administración pública federal resulta demoledor.

Sobre siete grandes temas de interés fundamental para la ciudadanía, a saber: educación, salud, combate a la corrupción, combate a la pobreza, seguridad, economía y combate al crimen organizado, solo en educación el gobierno y su presidente salen aprobados. 

Como registros negativos tenemos que, en materia de salud un 38% opinó que se han hecho mal las cosas por un 37% que opinó favorablemente; sobre el combate a la corrupción a pesar de ser prácticamente el discurso oficial un 41% contra un 36% opina que se han hecho mal las cosas, al igual que en torno al combate a la pobreza (un negativo 42% por un 35% favorable). 

Pero los indicadores que más deben resultar preocupantes para la presente administración son básicamente tres, la seguridad, donde un 43% de la población opinó que se han atendido mal por un 31% que opina lo contrario; sobre el manejo de la economía casi la mitad de la población opinó de forma negativa a la forma en que el gobierno y su presidente llevan las riendas de este tema nodal para nuestra estabilidad social, por tan solo un 28% que opinó que las cosas van bien; mismos números se registran en el combate al crimen organizado.

Con lo expuesto hasta aquí, me parece que queda claro el sentir mayoritario de la población y, consecuentemente, entendemos porque Morena es el único partido político que va con una tendencia a la baja.

Puesto de otra manera, debe quedarnos claro a todas y a todos que no hay mejor sustento para contar con una opinión favorable de la población que la atención a sus demandas, así como no hay mejor aliado, en política, que la propia ciudadanía.  Si ésta última piensa lo contrario puede convertirse en el verdugo de cualquier administración pues cuenta con un elemento fundamental que nos ha dado nuestro sistema democrático: el voto.

¡Hasta la próxima!

También te puede interesar: ¿Democracia o nazifascismo?

(Visited 246 times, 3 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar