Escrito por 5:58 pm Agendas locales, Desigualdades, Destacados, En Portada, Notas, Pobreza, Saúl Arellano • Un Comentario

¿Un gabinete de aspiracionistas y egoístas?

El presidente de la República sostuvo recientemente lo siguiente: “Ese es el cambio de mentalidad al que apostamos, esa es la revolución de las conciencias, pero un integrante de clase media, media alta, incluso con licenciatura, maestría, doctorado, está muy difícil de convencer porque es una actitud aspiracionista, triunfar a toda costa, salir adelante, muy egoísta, pero eso sí van a la iglesia todos los domingos o a los templos y confiesan y comulgan para dejar el marcador en cero” https://www.milenio.com/politica/en-cdmx-avanzo-el-conservadurismo-dice-amlo La pregunta que surge, ante los perfiles de su gobierno, si el presidente cuenta con un Gabinete de aspiracionistas y egoístas; ¿o es que se salvan de esos adjetivos por la lealtad ciega que le profesan?

Puedes seguir al autor Saúl Arellano en Twitter: @saularellano

El desprecio a la inteligencia

Sobre el tema hay que señalar dos cuestiones. Primero, que el presidente de la República asume, una vez más, que quien no piensa como él definitivamente es tonto y manipulable; y, en segundo lugar, hace gala otra vez de su profundo resentimiento y desprecio respecto de quienes se esfuerzan y logran obtener un grado académico más allá de la licenciatura.

Te invitamos a leer el artículo: El dulce veneno del Banco Mundial

Lo que el presidente parece desconocer es que uno de los grandes fracasos del sistema educativo, al cual se sumará su administración, la cual no está haciendo ni logrará transformar al sistema educativo del país, en el año 2020, sólo el 8% de los 4.5 millones de quienes estudiaban en el nivel superior se encontraban matriculados en algún programa de posgrado.

¿Aspiracionismo e influyentismo?

Por supuesto que su gobierno no sólo no atiende las desigualdades que imperan, sino que además las prohíja. Y uno de los ejemplos más claros del influyentismo que impera en su administración es el del reciente nombramiento del fiscalía general de la República como Investigador Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores con la humillación, desprecio y falta de consideración a las y los miles de investigadores de este país que han intentado su ingreso al sistema, con méritos reales, pero que el Gobierno de López Obrador está dispuesto a obsequiárselo gratuitamente a sus amigos y leales.

Por otro lado, no deja de sorprender las contradicciones permanentes entre el discurso y el actuar del presidente, pues si contar con un posgrado implica ser “aspiracionista y muy egoísta”, su gobierno sería entonces calificable en los mismos términos.

Lo anterior es válido porque, aun cuando es cierto que el nivel académico de la mayoría de las y los titulares de Secretarías de Estado es, por decirlo amablemente, limitado (como el caso de Javier May, quien cuenta con estudios de Bachillerato), un buen número ha realizado estudios de posgrado; es decir, a los ojos del presidente, un gabinete con varios “clasemedieros”, “aspiracionistas y egoístas”.

Aquí una versión resumida de los CV de varias y varios titulares de Secretarías de Estado:

Los perfiles

Arturo Herrera, todavía Secretario de Hacienda: Licenciado en economía por la Universidad Autónoma Metropolitana, maestro en economía por El Colegio de México​ y cuenta con estudios de doctorado en economía por la Universidad de Nueva York.

Rogelio Ramírez de la O, futuro Secretario de Hacienda: Licenciado en Economía por la UNAM y Doctorado en Economía por la Universidad de CambridgeReino Unido.

Román Mayer Falcón: Arquitecto por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), con estudios de Maestría en Gestión Creativa y Transformación de la Ciudad por la Universidad Politécnica de Cataluña, en Barcelona (UPC).

Luisa María Alcalde: licenciada en derecho por la UNAM, y maestra en derecho por la Universidad de California, en Berkeley.

Marcelo Ebrard Casaubón: Licenciado en Relaciones Internacionales por el COLMEX y Especialidad en administración pública, por la École Nationale d’administration París, Francia.

María Luisa Albores: Ingeniera Agrónoma por la Universidad Autónoma Chapingo y estudios de maestría en Pedagogía del sujeto y práctica educativa, del Centro de Estudios Para El Desarrollo Rural del año 2010-2012.

Tatiana Clouthier: Licenciatura en lengua inglesa en por el Tecnológico de Monterrey; y maestría en administración pública por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Jorge Alcocer Varela: Licenciatura en Medicina por la UNAM. Se especializó en medicina interna en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición y Doctorado en Ciencias Médicas por la UNAM.

Delfina Gómez: Licenciada en Educación Básica egresada por la Universidad Pedagógica Nacional; Maestría en pedagogía y Maestría en Educación, por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Comentario final

Como se observa, se trata de personas que han estudiado en varias escuelas, que ni son “humildes”, ni mucho menos de acceso masivo para los pobres. Claro, ellos no se compran las engañifas de los medios promotores de la conciencia pequeñoburguesa alienada…

También te podría interesar: Cancelar las patentes de la vacuna de COVID-19

Frase clave: Aspiracionistas y egoístas

(Visited 1,138 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar