Escrito por 9:00 pm Desigualdades, Mundo

Los jóvenes frente a los nuevos retos del mercado laboral

jóvenes

La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL) presentaron un documento en el que se analizan las prioridades de la oferta educativa de Iberoamérica, así como las habilidades que deben reforzar los jóvenes para conseguir un empleo.

El estudio destaca el desfase que existe actualmente entre las habilidades en las que se enfoca la formación que imparten los centros educativos y las requeridas por el sistema productivo, el cual irá en aumento en caso de no corregirse pronto.

Destaca asimismo la centralidad de la noción de competencia en la región, no solo por su relación con el empleo, sino también por sus alcances socioemocionales y cognitivos:

“La aplicación de modelos educativos centrados en las competencias sigue siendo una práctica en curso, cuya consolidación requiere una articulación a nivel de las políticas educativas, las políticas curriculares y las políticas de evaluación”.

Asimismo, los jóvenes enfrentan diversos riesgos y oportunidades como consecuencia de los procesos de automatización, ya que en un futuro próximo cerca de la mitad de las ocupaciones podrán ser automatizadas y, según indica el documento, las personas con baja y media cualificación, especialmente los jóvenes, son quienes podrán verse más afectados por ese riesgo.

El análisis presentado por Cepal y OEI pone especial énfasis en el impacto de la revolución digital y las oportunidades de empleo que ofrecen las nuevas tecnologías a la juventud, aunque advierte que deberán tenerse muy en cuenta las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en las economías y los mercados laborales.

En este sentido, los organismos advierten que las brechas y desigualdades que afectan a los jóvenes de la región persisten y han sido acentuadas por la crisis:

“Si bien se han logrado avances con respecto al acceso y la conclusión de la enseñanza primaria, secundaria y superior, aún existen jóvenes excluidos del sistema educativo. Además, la desigualdad en la calidad de la educación impartida impide la difusión de las habilidades clave que el mercado laboral exige”, señala Cepal.

Dichas brechas son incluso son más profundas en el caso de las mujeres, quienes enfrentan mucho mayores dificultades para acceder a puestos de trabajo decente, enfrentándose al desempleo o empleos precarios. A ello se suma la necesidad de millones de mujeres de dedicarse a actividades de cuidado no remuneradas.

“En Iberoamérica, cerca de un tercio de las mujeres de 15 a 29 años se encuentra en situación de inaccesibilidad al mercado de trabajo luego de terminar sus estudios, en contraste con solo un 11% de los hombres. Esta situación se evidencia más significativamente en mujeres de poblaciones indígenas y comunidades afrodescendientes”, indica el documento.

Recomendaciones de la Cepal y la OEI

Los organismos recomiendan a través de su informe hacer frente a la desigualdad, disminuyendo las brechas que perjudican a quienes se enfrentan a situaciones de mayor vulnerabilidad y a los efectos de pérdida de empleos que generará la automatización.

Exhorta a los países también a contar con políticas de capacitación y formación a lo largo del ciclo de vida se torna imprescindible.

Se pide también promover valores en torno al concepto de ciudadanía: global, iberoamericana, democrática, respetuosa del medio ambiente y de la cultura de legalidad.

Lee el informe completo aquí:

educación-juventud-y-trabajo

(Visited 231 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar