Escrito por 11:00 am Desigualdades • Un Comentario

Los desastres naturales y el COVID-19 cuadriplicaron el hambre en Centroamérica

hambre en centroamérica

El Programa Mundial de Alimentos alertó que millones de centroamericanos necesitan ayuda urgentemente, ya que miles de familias han caído en la pobreza extrema y el hambre a causa de las sequías, el COVID-19 y los huracanes que han impactado en estos territorios.

Crisis humanitaria en Centroamérica

La región enfrenta una crisis humanitaria, pues el número de personas en situación de hambre en Centroamérica se ha cuadriplicado en los últimos años y al menos 1.7 millones requieren de ayuda urgente para tener acceso a la alimentación.

El Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) alertó que el número de centroamericanos que pasan hambre se ha multiplicado casi por cuatro en los últimos dos años, ya que en 2018 había 2.2 millones de personas en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua con hambre, cifra que actualmente ha llegado a los 8 millones.

En 2020 se registró una temporada récord de huracanes en el Atlántico que destruyeron más de 200 mil hectáreas de alimentos básicos en cuatro países y más de 10 mil hectáreas de tierras de cultivo de café en Honduras y Nicaragua.

“Las comunidades urbanas y rurales de Centroamérica han tocado fondo. La crisis económica provocada por la COVID-19 ya había puesto los alimentos en los estantes de las tiendas fuera del alcance de las personas más vulnerables para cuando los huracanes Eta e Iota los azotaron. Muchos ahora no tienen dónde vivir y se quedan en refugios temporales, sobreviviendo con casi nada”

Miguel Barreto, director regional del Programa Mundial de Alimentos para América Latina y el Caribe

En la mayor pobreza, sin casa ni comida

Los años de sequía y los climas erráticos de los últimos años han interrumpido la producción de alimentos, especialmente del maíz y los frijoles, que dependen en gran medida de las lluvias regulares.

Asimismo, a consecuencia de estos desastres naturales, millones de personas que dependían de la economía de servicios y el turismo se quedaron sin empleo, con sus hogares destruidos y sin oportunidades de mejorar la situación en el corto plazo.

“Con sus casas y granjas destruidas, cada vez menos reservas de alimentos y menos oportunidades de encontrar empleo, casi un 15% de los encuestados por el Programa en enero dijeron que estaban haciendo planes concretos para migrar”.

A todo esto se suma la crisis económica provocada por la pandemia, frente a lo cual, el WFP advierte que la recuperación en estos países será larga y lenta.

“El número de hogares que no tenían suficiente para comer casi se duplicó en Guatemala en comparación con los números previos al COVID-19. En Honduras, aumentó en más del 50%. Una abrumadora mayoría de hogares en Honduras, Guatemala y El Salvador reportaron pérdidas de ingresos o desempleo durante la pandemia”.

Envíanos un whats app
Envíanos un WhatsApp y #HazViralLoSocial
(Visited 93 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar