Escrito por 2:00 am Contenido, Destacados, En Portada, Investigaciones, Mario Luis Fuentes, Violencia • 2 Comentarios

Niñez, violencia y salud mental

Niñez y violencia

De acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) aumento la violencia ya que en la década del 2010 al 2019 fueron asesinadas, en todo el territorio nacional, 12,802 niñas y niños de 17 años o menos. Esta cifra implica un promedio diario de 1,280 homicidios intencionales perpetrados contra se encontraban en ese segmento etario, o bien, un promedio diario de 3.5.

Puedes seguir al autor en Twitter @MarioLFuentes1

Las cifras son de terror

La cifra es incluso superior al promedio diario de feminicidios reconocidos en el país; sin embargo, no se ha logrado que el dato lleve a una movilización similar de indignación, protesta y exigencia a la autoridad para diseñar una auténtica política para la infancia en México.

Te invitamos a leer el articulo: El número de niños y niñas víctimas de trata se triplicó en los últimos 15 años

Es importante repetir el dato: México tiene un promedio diario, para la última década, de 3.5 niñas y niños asesinados. Sin embargo, si la estimación del promedio es sólo para los últimos tres años, la cifra asciende a 1,420 casos por año, y una media de 3.9 casos por día.

Por otro lado, se encuentra la cuestión relativa, también en el ámbito de la violencia, de las niñas y niños que han quedado en orfandad luego del asesinato de alguno o de ambos padres o tutores. La magnitud de las cifras es aterradora en ese y en todos los sentidos: 272,276 personas asesinadas en la década señalada, más las personas que aún se encuentran desaparecidas.

Un contexto de extrema violencia

En esa lógica, es importante subrayar que a lo largo de toda la década de 2019 al 2019, no ha habido un solo año en que México tuviese menos de 20 mil homicidios intencionales. Y de acuerdo con los datos preliminares del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), desde 2017 y hasta 2020, la cifra anual ha rebasado a las 30 mil víctimas de homicidio.

Los promedios anuales son propios de un cruento escenario son precedentes, pues de acuerdo con las cifras del INEGI, se tiene: 87 homicidios por día en 2017; una media de 100.5 al día en 2018; y de 100.44 en 2019. Por su parte, para el 2020. La cifra preliminar del SESNSP es de 94.5 víctimas por día para el año 2020; y de 93.9 en el primer cuatrimestre de 2021.

¿Cuál es el impacto de este escalofriante contexto en la salud mental de las niñas y los niños? Escenario que se complejiza aún más si se considera la emergencia sanitaria y la emergencia económica generadas por la pandemia. Esto, porque no es exagerado decir que la muerte ronda cotidianamente a las familias de las niñas y los niños.

Un país con un enorme exceso de mortalidad

Se sabe de manera preliminar que en 2020 hubo más de un millón de personas fallecidas. Cifra inédita para nuestro país. Y se sabe además que hay más de 2.5 millones de personas desocupadas. ¿Cómo ayudar en medio de estas calamidades, a que las niñas y niños tengan un desarrollo integral? ¿Cómo garantizar el libre desarrollo de su personalidad? ¿Qué hacer para recuperar las capacidades institucionales para garantizar aprendizajes pertinentes y de calidad, una salud lo más amplia posible, y una alimentación nutritiva, inocua y siempre disponible?

Resulta inaceptable que las niñas y niños en nuestro país, enfrenten hoy los miedos más básicos: el miedo a que sus madres o padres pierdan su empleo; el miedo a vivir maltrato o las formas más crueles de la violencia; el miedo a no tener qué comer; y el miedo a una muerte prematura e inexplicable por la COVID, pero también por los padecimientos que se han dejado de atender o para los cuales no se dispone de medicinas, tanto en el sector público, como en el privado.

No podemos permitirnos ser una generación que sumió a la niñez en la depresión, el terror frente a la violencia, la ignorancia y aprendizajes deficientes, en la mala salud y en la mala alimentación, por mencionar sólo algunas de las cuestiones más evidentes. Esto debe cambiar, y debe ser motivo de una reflexión profunda, pues, en principio, ofende que no sea uno de los temas prioritarios en el debate público nacional.

Investigador del PUED-UNAM

También te podría interesar: Canal Once | “Nuestros niños sicarios”, con Elena Azaola

Frase clave: Niñez, violencia y salud mental

(Visited 160 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar