Escrito por 9:00 am Medio Ambiente

Catástrofes naturales causan pérdidas de 108 mil mdd en producción agrícola y ganadera

catástrofes naturales

De acuerdo con el informe El impacto de los desastres y las crisis en la agricultura y la seguridad alimentaria: 2021, la agricultura absorbe la mayor cantidad de pérdidas y daños económicos causados por las catástrofes naturales. Además, su frecuencia, intensidad y complejidad han aumentado en los últimos veinte años.

El sector agrícola es el más afectado por los desastres naturales, y es el que sufre más pérdidas: “padece un 63% de las repercusiones de catástrofes, un desproporcionado porcentaje frente a otros sectores como la industria, el comercio o el turismo”.

Los más pequeños pierden más

Asimismo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) reportó que, de las 109 naciones que han registrado daños por esta causa, 94 son de ingresos bajos y medianos, los cuales son también los más afectados por esta crisis.

“Los efectos de los fenómenos de origen natural entre 2008 y 2018 en el sector agrícola de los países en desarrollo ascendieron a más de 108 mil millones de dólares en pérdidas o daños en producción agrícola y ganadera”, señala el informe de la FAO.

De acuerdo con el organismo, las pérdidas afectan en mayor medida a los pequeños agricultores y los agricultores de subsistencia, los ganaderos y los pescadores.

Así, Asia fue la región donde se registró la mayor cantidad de pérdidas económicas, con 49 mil millones de dólares; en África se perdieron 30 mil millones, y en tercer lugar se encuentra América Latina y el Caribe, con 29 mil millones.  

Bajo amenaza

Las sequías son los fenómenos meteorológicos que más pérdidas causan en el sector agrícola en los países menos adelantados. En los países de ingresos bajos y medianos representan un costo total para el sector agrícola de 37 mil millones de dólares. También ostentan un peso importante las .

Otras causas importantes de este desastre son las inundaciones, las tormentas y las enfermedades, los incendios forestales de gran magnitud y las plagas, como los enjambres de langostas del desierto. A todo esto se ha sumado este último año la llegada del COVID-19.

Los daños que han causado en la agricultura son graves y provocan un efecto negativo en cadena en los hogares, en las comunidades y a nivel nacional y regional, poniendo en riesgo su vida y su bienestar durante generaciones completas.

“Esta tendencia se ha incrementado durante las últimas décadas. Si viajamos atrás en el tiempo vemos que la incidencia anual de catástrofes triplica con creces la registrada en las décadas de 1970 y 1980”, advierte la FAO.

Te puede interesar también: “La polución es un problema alarmante”

Equivalencia calórica de las pérdidas

Este año, el informe de la FAO presentó una nueva medición, a través de la cual mide la relación equivalencia calórica y nutricional de las pérdidas económicas en el sector agrícola.

“Los perjuicios causados a la producción agrícola y ganadera en los países menos adelantados y los de ingresos medios y bajos entre 2008 y 2018 equivalen a una pérdida de 6.9 billones de calorías al año. Esta cifra equivale al requerimiento calórico anual de siete millones de adultos”, asegura.

América Latina y el Caribe registró la mayor pérdida per cápita, con 975 calorías al día (40% de la cantidad diaria recomendada). En segundo lugar se encuentra, África, con 559 calorías y Asia, con 283.

Lee también: “El año más caliente y el cambio climático”

(Visited 87 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar