Escrito por 12:00 am Especial, Violencia

“Matar” de mil maneras

por Luz María Velázquez Reyes

La violencia es el ejercicio de la fuerza para la negación del otro (Zizek, 2006), y siempre es un exceso, es hybris, la desmesura de la que hablaban los griegos. No tiene razones, pero tiene muchas excusas para ejercerse y es multifacética, particularmente la que enfrentan los jóvenes


Violencia entre iguales

Acoso entre compañeros (Bullying).De acuerdo con el Instituto Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia, el bullying se define como: “Comportamiento repetitivo de hostigamiento e intimidación, cuyas consecuencias suelen ser el aislamiento y la exclusión social de la víctima. Siempre entre el mismo agresor o agresores y la misma víctima. Generalmente la víctima se siente intimidada, dado el desequilibrio de poder entre victimario y víctima; esta última padece el acoso como una tortura”.

Se habla de acoso cuando se cumplen al menos tres de los siguientes criterios: la víctima se siente intimidada; la víctima se siente excluida; la víctima percibe al agresor como más fuerte; las agresiones son cada vez de mayor intensidad; las agresiones suelen ocurrir en privado.

El acoso entre compañeros puede expresarse de manera verbal, física, psicológica, material, sexual, gestual y exclusión social. Los chicos resultan más afectados por la agresión física, mientras que las chicas son más víctimas de violencia verbal y social. Las “buenas alumnas” suelen ser víctimas de exclusión social debido a su alto desempeño, los robos no sólo incluyen lo material, sino en algunos casos incluye el “robo” de la “mejor amiga” o el “robo” de novio. El acoso pretende destruir las redes de comunicación y la reputación de la víctima con la finalidad de mantenerla en un estado de aislamiento.

De acuerdo con el Informe Nacional sobre Violencia de Género realizado por UNICEF el tipo de violencia más frecuente entre estudiantes de primaria y de secundaria son las burlas y bromas entre compañeros; algunos alumnos se burlan de sus compañeros por la forma de hablar, caminar, vestir, la apariencia física y, en menor grado, por cometer errores en la clase.

Violencia en el noviazgo o dating violence.Es la violencia de pareja caracterizada por el control abusivo y el comportamiento agresivo en una relación romántica. Según la Health Office of Canadá es: “cualquier ataque intencional, sexual, físico, psicológico de uno contra su pareja en una relación de cortejo, citas o noviazgo” y se manifiesta con:

• Control de la conducta: no permitir la salida con los amigos; llamadas y búsquedas frecuentes para saber dónde, con quién y lo que está haciendo; controlar la forma de vestir; deseos de pasar todo el tiempo junto a la pareja.

• Abuso verbal y emocional: Ofensas, celos, menosprecio, amenazas y presiones de todo tipo.

• Abuso físico: Empujones; puñetazos; golpes; pellizcos; cachetadas; jaloneos y tirones de cabello; estrangulamiento.

• Abuso sexual: Tocamientos y besos no deseados; forzar a tener relaciones sexuales; no permitir uso de anticonceptivos; obligar a prácticas sexuales no deseadas.

Violencias a través de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).Se entiende la violencia a través de las TIC como: “aquella conducta intencionada con la que se causa daño o un perjuicio a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación principalmente teléfono móvil e Internet” (Álvarez et al. 2011:221).

La gama de posibilidades para agredir a través de la red es amplia, desde cyberbullying que consiste en: “el uso de la tecnología como base para una conducta intencional, repetida y hostil desarrollada por un individuo o grupo para hacer daño a otros” (Belsey, 2005), hasta nuevas y sofisticadas formas de lesionar, entre ellas podemos mencionar fenómenos como: happy slapping, agresiones físicas o vejaciones mientras otros las filman con el propósito de difundirlas posteriormente; trollismo, cuyo propósito consiste en intimidar, desafiar, perjudicar, criticar, insultar y sacar de sus casillas a la víctima; bombing, el ciberagresor usa un programa automatizado para colapsar el correo electrónico de la víctima con miles de mensajes simultáneos, causando fallo y bloqueo en la cuenta de correo.

El dating violence se trata de un cortejo violento que aprovecha los dispositivos y redes sociales  para ejercer dominio y control sobre la pareja; el cyberstalking, el cual consiste en la persecución y acecho de la víctima y la intromisión no deseada en su vida cotidiana; recientemente se han popularizado las invitaciones a sexo en línea, llamadas, mensajes o correos electrónicos de contenido sexual; llamadas y mensajes obscenos, envío de pornografía. Sexcasting, que consiste en la grabación de contenidos sexuales a través de webcam y difusión de los mismos por e-mail, redes sociales o cualquier canal que permitan las nuevas tecnologías; tanto el sexcasting como el sexting, el cual consiste en el envío de contenidos de tipo sexual, principalmente fotografías o videos, producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de algún medio como celular o Internet, terminan, frecuentemente como sextorsión, es decir en el chantaje en el que alguien, menor o mayor de edad, utiliza estos contenidos para obtener algo de la víctima, amenazando con su publicación.

El grooming, conjunto de estrategias que una persona adulta desarrolla para ganarse la confianza del menor a través de Internet con el fin último de obtener concesiones de índole sexual (Velázquez, 2012). Los daños que provoca la violencia a través de las tic se magnifican debido a la posibilidad de traspasar la frontera física y alcanzar a la víctima en cualquier lugar y a cualquier hora, sumada a la difusión masiva; de pantalla en pantalla crece la humillación de la víctima, en todos los casos se trata de violencia de alto impacto (Velázquez, 2010).

Violencia contra sí mismo

Cutting.Refiere cualquier daño realizado por una persona sobre su propio cuerpo sin la intención de suicidarse. Es un acto compulsivo que se puede llevar a cabo para librarse de dolor emocional, ira, angustia y ansiedad; también es posible que se recurra a lastimarse como un acto de rebeldía contra la autoridad, como un “juego”, colocándose en situaciones límites con comportamientos arriesgados o bien para sentirse en control. Cutting, rikura, self injury o autoflagelación son los distintos nombres para referirse a la producción de heridas sobre el propio cuerpo.

Suicidio.En México la población entre 15 y 24 años de edad resulta la más vulnerable frente al suicidio, el siguiente caso hace ostensible tres de las problemáticas que afectan a la población juvenil, la intersección entre violencia y empleo de TIC, con desenlace de violencia contra sí mismo: una chica de 18 años, estudiante de preparatoria decidió suicidarse en su casa un fin de semana, dejo una nota póstuma donde narraba que hacía una semana circulaba un video de ella sosteniendo relaciones sexuales con un compañero de la escuela, si bien había sido filmada con su consentimiento, ya que a ella le gustaba desde hacía tiempo el chico y con unas cervezas dentro, no le importó ser filmada. Sin embargo, una semana después, cuando todos sus compañeros de escuela habían visto el video (que había sido subido a Internet por el chico y el compañero que había filmado con su celular) sintió vergüenza. No comentó con nadie su decisión. Fue inesperada su reacción, padres y amigos se sorprendieron. La tentación de demonizar a las TIC aparece inmediatamente frente a estos acontecimientos, no obstante es necesario reconocer que las Tic sólo precipitan problemas latentes. En este caso el machismo y la doble valoración de lo femenino y masculino, dado que tanto el chico como la chica aparecen en el video, sin embargo la recepción es distinta orgullo y presunción para el chico, vergüenza y humillación para la chica.

Violencia entre desiguales

Este tipo de violencia es ejercida por un adulto en contra de un menor y viceversa. Chicos y chicas se ven lastimados por las diferentes violencias, no obstante, las chicas se siguen viendo más afectadas, la impunidad lacera profundamente la integridad y autonomía de la víctima.

¿Qué podemos hacer para combatir la violencia que vulnerabiliza a niños, niñas, y a las y los jóvenes? ¿Qué podemos hacer para que el paso de víctima a ciudadano se transite sin mayores fisuras?, ¿Qué podemos hacer para que las heridas emocionales no dejen secuelas permanentes que paralicen a la víctima?

Reflexiones finales

Aunque los jóvenes son “sospechosos” de generar violencia, también representan un sector altamente vulnerable como lo hemos visto arriba. Es necesario pensar la violencia como continuum (Scheper- Hughes y Bourgois, 2006 citados en Velázquez, 2012:27), ya que no se trata de algo excepcional o de un simple episodio, sino que resulta constitutiva de la experiencia cotidiana.

La violencia siempre es nociva, daña a la víctima pero también resulta perjudicial para los observadores y para el ejecutor de violencia, con la violencia todos pierden, incluso el aparente ganador, dado que deja secuelas; se trata de una experiencia profunda (Benjamin, 2010) que deja marcas indelebles, heridas y cicatrices emocionales que estampan la subjetividad de los actores.

La violencia intenta matar de mil maneras e intensidades distintas, anulando la capacidad de realización humana de la(s) víctima(s). Por ello, ante cualquiera de sus manifestaciones, se deben tomar medidas urgentes. Aunque lo más conveniente es prevenirla, empleando la tolerancia, el respeto a la dignidad del otro y fomentando las oportunidades del diálogo. La solución, aunque sencilla, implica compromiso: educarnos para aprender a convivir; la apertura de la mayor cantidad de espacios para acoger las manifestaciones culturales de los jóvenes ha demostrado ser la respuesta más efectiva para contrarrestar la violencia que los vulnerabiliza. •

Bibliografía

I. Álvarez, David, Núñez, José Carlos, Álvarez, Luis, (2011). “Violencia a través de las tecnologías de la información y la comunicación en estudiantes de secundaria”, Anales de psicología, Vol. 27, No. 1 (enero), pp. 221-231.

II. Belsey, Bill (2005). Cyberbullyin: An emerging Threat to the “always on” generation. http://www.cyberbullying.ca.

III. Benjamin, Walter (2010). “Experiencia y pobreza” en Walter Benjamin obras, libro II/vol. 1, Madrid, Abada Editores. Segunda edición.

IV. SEP, UNICEF (2009). Informe Nacional sobre Violencia de Género en la Educación Básica en México, México, Secretaría de Educación Pública/UNICEF México.

V. Velázquez, Luz María (2010). Adolescentes en tiempos de oscuridad Toluca, ediciones eikon.

VI. Velázquez, Luz María (2012). Jóvenes en tiempos de oscuridad el drama social de la violencia online Toluca, eikon.

VII. Zizek, Slavoj (2006). Sobre la violencia seis reflexiones marginales Barcelona, Paidós.

(Visited 38 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar