Escrito por 12:00 pm Medio Ambiente, Mundo • 2 Comentarios

Un tercio de los alimentos producidos en el mundo se desperdician

alimentos

Vivimos en un mundo donde el hambre aumenta y en el que todos los días se desperdician toneladas de alimentos.

Por: Laura Ilarraza | @lauraserey

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pandemia de la COVID-19 es una llamada de atención sobre la urgencia de transformar y reequilibrar la forma en que se producen y consumen los alimentos en todo el mundo.

Desperdiciar comida en un mundo con hambre

El 45% de las frutas y vegetales que se cosechan en todo el mundo se desperdician, así como el 30% de los cereales, 763 mil millones de cajas de pasta, y el 20% de los 263 millones de toneladas de carne que se producen mundialmente cada año: 75 millones de vacas.

En total, según cifras del Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se pierden 1,300 millones de toneladas de comida producida para el consumo humano, un tercio del total.

Al mismo tiempo, según el último informe sobre el Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, casi 690 millones de personas padecían hambre en 2019, lo que representaba un aumento de 10 millones de personas respecto de 2018 y de casi 60 millones en los últimos cinco años.

Peor aún: “la pandemia de COVID-19 podría provocar, a finales de 2020, un aumento de 130 millones en el número de personas afectadas por el hambre crónica en todo el mundo”. De acuerdo con las Naciones Unidas, posiblemente la cifra pueda ser incluso mayor.

Alrededor de un tercio de los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician. Se tiran a la basura, mientras millones de personas viven en la pobreza extrema, padeciendo los efectos del hambre.

“Es esencial frenar la pérdida y el desperdicio de alimentos”, advierte la FAO.

Es urgente crear conciencia en gobiernos, organizaciones internacionales, sectores público y privado y en la sociedad civil para generar y promover acciones desde las que se aborde de raíz el problema.

“La pérdida y el desperdicio de alimentos también ejercen una presión innecesaria sobre el medio ambiente, lo que da lugar al agotamiento de los recursos naturales y a la emisión de gases de efecto invernadero”, señala también el organismo.

Propuestas para cambiar y crear conciencia

Estas son algunas de las propuestas que ha dado a concoer la FAO para crear conciencia y mejorar la forma en que se producen, distribuyen y consumen los alimentos y transformar los sistemas alimentarios son: 

1. Compra solo los alimentos que necesitas, sírvete raciones realistas, ten en cuenta las fechas de caducidad, almacena los alimentos de manera inteligente, dona los excedentes y convierte los alimentos sobrantes en la comida del día siguiente.

2. Apoya a los productores de alimentos: cuando desperdiciamos comida, también desperdiciamos todos los recursos utilizados para cultivar, procesar, transportar y comercializar esos alimentos. La comida es mucho más que lo que hay en nuestros platos.

3. Valora el trabajo que requiere producir los alimentos: los alimentos que elegimos afectan a la salud de nuestro planeta y al futuro de la alimentación. Cuando comes estás consumiendo los recursos naturales y el arduo trabajo de los campesinos, las abejas, quienes recolectaron los alimentos y todas las demás personas involucradas en conseguir que los alimentos lleguen a tu plato.

4. Adopta una dieta más saludable y sostenible: necesitamos entender que los alimentos son energía. Consumir demasiada comida en general, o demasiada comida de un solo tipo puede conducir a la obesidad, a carencias o a enfermedades relacionadas con la dieta.

5. Aprende de dónde proceden los alimentos: aprender más sobre nuestra comida, de dónde viene, qué alimentos se producen en cada temporada y qué se necesita para producirlos aumenta nuestro conocimiento y respeto por lo que estamos comiendo.

6. Mantén una conversación: al tratar cada almuerzo con orgullo, respetamos a los agricultores que lo produjeron, los recursos que se utilizaron para producirlo y las personas que no pueden disfrutarlo. El respeto se puede transmitir. Habla con las personas que te rodean y con las nuevas generaciones sobre cómo elegir de forma informada alimentos saludables y sostenibles.

Consulta el informe El estado mundial de la agricultura y la alimentación, de la FAO, en:

FAO

(Visited 89 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar