Escrito por 6:00 pm Desigualdades, Mundo

Millones de niños latinoamericanos podrían perder el año escolar

perder el año escolar

Según Unicef, el 97% de los estudiantes latinoamericanos todavía no ha regresado a las aulas debido al coronavirus y enfrentan el riesgo de perder el año escolar. Además, el Unicef advierte que la pandemia ha ampliado aún más las brechas educativas entre las familias ricas y las pobres de la región.

Millones de niños latinoamericanos no tienen acceso a la educación a distancia a falta de internet y todavía hay 137 millones que no pueden ir a la escuela, según un nuevo informe de la agencia internacional.

Aunque hay una reapertura gradual en las escuelas alrededor del mundo, en la región la mayoría siguen cerradas y más del 30% de los países en América Latina siguen sin fecha para su reapertura.

De acuerdo con el organismo, la pérdida media de días de escolarización de los menores en la región es cuatro veces superior a la de los estudiantes del resto del mundo.

“Los once millones de casos de la COVID-19 en la región contabilizados hasta la fecha provocan que la mayoría de los estudiantes corra el riesgo de perder un año escolar entero”, señala.

Crece la desigualdad

Las proyecciones de la ONU indican que, tras la pandemia, podrían dejar de asistir a la escuela alrededor de tres millones de niños más en la región.

La crisis por el COVID-19 ha incrementado las brechas entre los más ricos y los más pobres. Advierte asimismo que es posible que los estudiantes más vulnerables no regresen a la escuela, según informó Bernt Aasen, director regional interino de UNICEF para América Latina y el Caribe.

“El porcentaje de niños, niñas y adolescentes que no reciben ninguna forma de educación en la región se ha disparado drásticamente, del 4% al 18% en los últimos meses”, destaca el nuevo informe del Unicef.

“Para aquellos sin computadoras, internet o incluso sin un lugar para estudiar, aprender desde casa se ha convertido en un desafío de enormes proporciones”.

El Unicef advierte que los avances de los últimos años están en riesgo de revertirse y que el impacto económico de esta crisis educativa se dejará sentir durante los próximos años.

Migrantes, indígenas y discapacitados: los más afectados

De acuerdo con la agencia de las Naciones Unidas, los niños, niñas y adolescentes que corren un mayor riesgo de abandonar los estudios son los migrantes, los menores que pertenecen a comunidades indígenas y los discapacitados, quienes deben recibir un apoyo educativo especial.

“Sin ayuda, muchos padres no tendrán más remedio que sacrificar la educación de sus hijos. No es demasiado tarde para construir sistemas educativos mejores, más resilientes e inclusivos que antes de la pandemia. En este momento es urgente que los niños, niñas y adolescentes vuelvan a la escuela”, afirmó Aasen.

El organismo insta a los gobiernos a acelerar urgentemente la preparación para el proceso de reapertura de los centros escolares, incluyendo la creación de instalaciones de agua, saneamiento e higiene, la formación de maestros y la incorporación de enfoques de aprendizaje más inclusivos. Sin embargo, hay que tener en cuenta los desafíos que implica el que una de cada seis escuelas en la región carezaca de suministro de agua.

“Si bien la situación epidemiológica es diversa entre los países y dentro de ellos, la reapertura de las escuelas debe ser una prioridad para los gobiernos”, destacó UNICEF.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar