Escrito por 4:07 pm Desigualdades, Igualdad de género

Las mujeres que aman la ciencia

mujeres ciencia

¿Qué pasa cuando una mujer se enamora de la ciencia y dedica su vida a ella? ¿Tiene las mismas posibilidades que un hombre de tener una carrera exitosa? Sin duda, es necesario incrementar el número de mujeres que aman la ciencia en México

Sobre la brecha global de género

De acuerdo con un estudio de 2018 del Foro Económico Mundial sobre la Brecha Global de Género, únicamente una de cada cinco profesionales en campos de vanguardia como la inteligencia artificial es una mujer. Lo anterior significa que en las oportunidades de empleo para personas expertas altamente formadas y cualificadas todavía existe una gran brecha de género.

“En general, las investigadoras suelen tener carreras más cortas y peor pagadas. Su trabajo está poco representado en las revistas de alto nivel y a menudo no se las tiene en cuenta para los ascensos”, señala Naciones Unidas.

Según el estudio “Para ser inteligente, la revolución digital deberá ser inclusiva”, de la Unesco, las mujeres cada año producen la misma cantidad de artículos científicos que los hombres y, sin embargo, sus posibilidades de aparecer en revistas de prestigio son menores.

Mujeres que aman la ciencia

Aunque, de acuerdo con el Instituto de Estadística de la UNESCO, las mujeres han alcanzado la paridad numérica (45-55%) en los niveles de estudio de grado y máster, y en los niveles de doctorado ya es de 44%), aún existe una gran inequidad de género en el mundo de ciencia.

Las mujeres que se dedican la investigación científica representan tan solo un tercio de los investigadores a nivel mundial y únicamente ocupan una media del 12% de los puestos en las academias científicas nacionales de todo el mundo. Siguen siendo una minoría en las áreas matemáticas, de informática, las ingenierías y la inteligencia artificial.

“La proporción de mujeres entre los licenciados en ingeniería es inferior a la media mundial en muchos países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)”, señala el documento.

Los casos más emblemáticos

Destaca los casos de Australia (23.2%), Canadá (19.7%), Chile (17.7%), Estados Unidos (20.4%), Francia (26.1%), Japón (14%), la República de Corea (20.1%) y Suiza (16.1%). No obstante, en América Latina hay países en los que la proporción es menos desigual, como el caso de Perú, donde las mujeres representan el 47.5% de los graduados en ingeniería, Uruguay (45.9%) y Cuba (41.7%).

Según la información de 107 países en el periodo 2015-2018 del Instituto de Estadística de la UNESCO, en los procesos de revisión por pares y en los congresos científicos también hay un claro sesgo de género, pues se invita el doble de veces a los hombres a hablar en paneles científicos que a las mujeres.

“Asimismo, las mujeres fundadoras de empresas emergentes siguen teniendo dificultades para acceder a financiación y, en las grandes empresas tecnológicas, siguen estando infrarrepresentadas tanto en los puestos de dirección como en los técnicos”.

La información de Unesco advierte que las mujeres también son más propensas a abandonar el campo de la tecnología, “y a menudo citan las malas perspectivas de carrera como motivo clave para su decisión”. En este sentido, el techo de cristal continúa siendo un obstáculo para las carreras de las mujeres en el mundo académico.

Te puede interesar: “La pseudociencia y la pandemia de los alimentos chatarra”

Sin ciencia se ensancha la brecha de género

“La brecha de género se amplía a medida que las mujeres avanzan en su carrera académica, con una menor participación en cada peldaño sucesivo del escalafón, desde la estudiante de doctorado hasta la profesora asistente, pasando por la directora de investigación o la profesora titular”.

Además, menos del 4% de los Premios Nobel científicos se han concedido a mujeres.

Al respecto, António Guterres, secretario general de la ONU, ha señalado que la igualdad de género en la ciencia y la tecnología resulta esencial para construir un futuro mejor, además de enfatizar que el 70% del personal sanitario son mujeres.

“Muchas científicas no solo tienen que hacer frente al cierre de sus laboratorios, sino también al aumento de sus responsabilidades de cuidar a los demás, lo que les resta tiempo para una labor de investigación que resulta vital. Estos retos han agravado una situación ya de por sí difícil para las mujeres que trabajan en el ámbito científico”, señaló.

El llamado de la ONU

Según Guterres, los estereotipos han alejado a las mujeres y niñas del ámbito científico y su falta de representación en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas provoca que los hombres continúen diseñando un mundo “a su medida”.

Frente a ello, aseguró que es indispensable que exista una mayor participación de las mujeres en las ciencias y la tecnología, ya que hará posible cerrar la brecha salarial de género y aumentar los ingresos de las mujeres en 299 mil millones de dólares durante los próximos diez años.

Frase clave: “mujeres que aman la ciencia”.

(Visited 102 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar