Escrito por 8:00 pm Desigualdades, Medio Ambiente, Salud

Más de 2 mil millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua

acceso al agua

Aunque el agua es un derecho humano básico, y es un recurso natural de importancia vital para los seres humanos, las sociedades y las economías, en el mundo hay 2,200 millones de personas que no tienen acceso a ella.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, lamentó que la causa principal por la que la población desperdicie este preciado recurso es que no reconoce su gran valor.

Además, señaló que hay una “falta crónica de inversión en agua y saneamiento a nivel mundial, pese a que una buena gestión del agua es fundamental para que las sociedades puedan protegerse contra las enfermedades, principalmente en tiempos de una pandemia como la de COVID-19.

Agregó que, de no cuadriplicar los esfuerzos e inversiones, será imposible cumplir la meta de la Agenda 2030 de lograr el acceso universal al agua para ese año.

“El agua tiene un valor profundo y complejo. No hay aspecto del desarrollo sostenible que no dependa fundamentalmente de ella. Para mí, el agua es sinónimo de protección”, afirma Guterres.

El agua es un recurso cada vez más escaso en un mundo que la precisa para encarar sus grandes desafíos demográficos y climáticos.

Naciones unidas, 2021

Falta conciencia para cuidar el agua

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) publicó recientemente el Informe de la ONU sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos Mundiales 2021, en el cual atribuye el descuido y desperdicio del agua a la falta de conciencia sobre su enorme importancia.

La UNESCO busca promover la conciencia sobre “El valor del agua” en todos sectores de la sociedad y la economía para lograr la sostenibilidad. Además, informa sobre su gran relevancia en términos de producción de alimentos, generación de electricidad y usos industriales, entre otros procesos.

El organismo enfatiza la necesidad de entenderla como una materia prima esencial y no un producto de consumo que deba “negociarse en el mercado de valores”.

“El reto consiste en asignar un valor justo a un recurso cuya importancia varía según los ámbitos de la actividad económica y los periodos, y que tiene en cuenta su dimensión social, medioambiental y cultural”, señala el informe.

“Reconocer, medir y expresar el valor del agua e incorporarlo en la toma de decisiones son fundamentales para lograr una gestión sostenible y equitativa de los recursos hídricos”.

UNESCO, 2021

Lee también: “En un país con sed, sobra el agua para la industria de las bebidas chatarra”

Desvalorizar lo más preciado

Según el informe, pese a la inestabilidad climática de la región, en América Latina se continúa sobreexplotando y contaminando el agua, debido a que se le atribuye “un bajo valor”.

Se advierte que los costos de su uso o mantenimiento suelen ser nulos o insignificantes, y que representa un “subsidio implícito”. Asegura asimismo que los países “no han destinado suficiente financiación a la aplicación adecuada de la ley en los casos de contaminación y sobreexplotación”.

En este contexto, la competencia por obtener este recurso natural ha generado un estrés hídrico y alimentado conflictos en sectores como la agricultura, la energía hidroeléctrica, la minería, el agua potable y el saneamiento.

Envíanos un whats app
Envíanos un WhatsApp y #HazViralLoSocial
(Visited 58 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar