Escrito por 10:00 am Medio Ambiente

Contabilidad de Ecosistemas: medir el progreso tomando en cuenta a la naturaleza

contabilidad de los ecosistemas

Una Contabilidad de los Ecosistemas podría vincular la economía y el medio ambiente para garantizar que la naturaleza sea reconocida en los informes económicos.

De acuerdo con las Naciones Unidas, el Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica, Contabilidad de Ecosistemas (SEEA -EA por sus siglas en inglés) va más allá del PIB para impulsar las decisiones políticas, ya que toma en cuenta las contribuciones de los bosques, océanos y otros ecosistemas para incorporar el desarrollo sostenible en la planificación económica.

Además, este sistema podría tener un impacto significativo en los esfuerzos para abordar emergencias ambientales críticas, incluido el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

En este sentido, este año el organismo internacional se ha planteado impulsar la contabilidad de los ecosistemas para que las mediciones de la prosperidad económica y el bienestar humano incluyan las contribuciones de la naturaleza.

Actualmente más de 34 países están implementando ya las cuentas de ecosistemas, las cuales ya se han utilizado para informar el desarrollo de políticas en todo el mundo.

Lee también: “Energías renovables: ¿transición justa para las mujeres?”

“Necesitamos transformar la forma en que vemos y valoramos la naturaleza. Debemos reflejar el verdadero valor de la naturaleza en todas nuestras políticas, planes y sistemas económicos”, señaló António Guterres, secretario general de la ONU.

El experto exhortó a los países a generar una nueva conciencia, a través de la cual se pueda dirigir la inversión a políticas y actividades que protejan y restauren la naturaleza, pues la economía mundial se ha quintuplicado en las últimas cinco décadas a un costo enorme para el medio ambiente.

“Los recursos de la naturaleza todavía no figuran en los cálculos de riqueza de los países. El sistema actual está orientado a la destrucción, no a la preservación”, lamentó.

En este sentido, los expertos señalan que una estadística como el PIB “hace un buen trabajo al mostrar el valor de los bienes y servicios intercambiados en los mercados”, pero que este “no refleja la dependencia de la economía de la naturaleza, ni sus impactos en la naturaleza, como el deterioro de la calidad del aire o la pérdida de un bosque”.

Al respecto, Elliott Harris, secretario general adjunto de Desarrollo Económico y Economista en Jefe de la ONU, ha señalado que:

“En el pasado, siempre hemos medido nuestro progreso en forma de bienes y servicios que producimos y consumimos, y valor en el mercado. Pero nunca lo hemos hecho por la naturaleza. Hemos tratado a la naturaleza como si fuera gratis y como si fuera ilimitada. Entonces, hemos estado degradando la naturaleza y usándola sin ser realmente conscientes de lo que estábamos haciendo y cuánto estábamos perdiendo en el proceso ”.

Por eso, el Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica, Contabilidad de Ecosistemas permitiría al mundo ver cómo las actividades económicas afectan nuestros ecosistemas y cómo cambiarlas para lograr un crecimiento económico sin destruir a la naturaleza.

Más de la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza, pero a nivel mundial, se estima que el capital natural ha disminuido un 40% en poco más de dos décadas.

NACIONES UNIDAS, 2021

Pese a los altos niveles de contaminación y al imparable avance del cambio climático, el mundo sigue tomando decisiones sobre la economía sin tener en cuenta los impactos ambientales. Según la ONU, los países gastan actualmente entre 4 y 6 billones de dólares al año en subsidios que dañan el medio ambiente.

Envíanos un whats app
Envíanos un WhatsApp y #HazViralLoSocial

En esta época que la doctora Julia Carabias ha denominado como Antropoceno, la actividad humana ha alterado gravemente el 75% del medio terrestre del planeta y el 66% de su medio marino, provocando una disminución de 47% de los ecosistemas.

El nuevo marco SEEA-EA tiene como objetivo reconocer que los ecosistemas brindan servicios importantes que generan beneficios para la población y que son activos que deben mantenerse, similares a los activos económicos.

“Por ejemplo, los bosques desempeñan un papel en el suministro de agua limpia a las comunidades, sirviendo como filtros de agua natural con árboles, plantas y otras características, como la profundidad del suelo, que ayudan a absorber la contaminación por nutrientes como el nitrógeno y el fósforo antes de que pueda fluir a arroyos, ríos y lagos”, puntualiza la ONU.

A finales de este año habrá dos conferencias fundamentales en materia de medio ambiente COP15 sobre Biodiversidad en Kunming y la Conferencia Climática de Glasgow, COP 26, por lo que la ONU exhorta a los países a pensar en el beneficio que tendría el uso de un nuevo marco marco para respaldar sus decisiones utilizando los datos sólidos que este proveería.

Te puede interesar: “Cuidar el medio ambiente también debe ser una prioridad”

(Visited 70 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar