Escrito por 5:00 pm Desigualdades, Mundo

Pobreza multidimensional de la infancia aumentó 15% este año

Pobreza multidimensional de la infancia

El Unicef informó que este año ha incrementado un 15% la pobreza multidimensional de la infancia y alrededor de 1,200 millones niñas y niños de todo el mundo viven en esta condición.

UNICEF hace un llamamiento a los gobiernos para que tomen todas las medidas necesarias para evitar mayores consecuencias sobre la salud, la educación, la nutrición y el bienestar de todos los niños”, exhortó el organismo de Naciones Unidas.

Informó también que por lo menos 24 millones de niños en el mundo corren el riesgo de abandonar la escuela y que cada día hay miles en riesgo morir si la pandemia sigue debilitando los sistemas de salud.

Aunado a lo anterior, el cierre de escuelas los ha dejado también más expuestos y vulnerables frente a la violencia intrafamiliar, el abuso y la explotación.

En este contexto, Tedros Adhanom director general de la Organización Mundial de la Salud señaló que es necesario luchar contra la pandemia con todas las herramientas a nuestra disposición, para salvar vidas ahora y darles a nuestros niños un futuro mejor.

Seis puntos para evitar que esta sea la generación perdida del COVID-19

Un informe reciente del UNICEF, Evitar la generación perdida del COVID-19, que describe de manera exhaustiva las consecuencias de la pandemia en los más pequeños.

El documento plantea que la crisis económica causada por COVID-19 amenaza con golpear más a los niños, y que se espera que el número de niños que viven por debajo de sus líneas nacionales de pobreza aumente en 140 millones para fin de año.

“Las crisis económicas suelen ir seguidas de recortes en el gasto público, incluidos los programas para niños. Si el mundo repite este patrón a raíz del COVID-19, la pobreza y las privaciones entre los niños seguirán aumentando, incluso después de que la crisis inmediata haya disminuido”, advierte.

Ante la alarmante situación por la que atraviesa el mundo y sus efectos devastadores en la infancia, el Unicef propone un plan de seis puntos para proteger a los más pequeños:

1. Asegurar que todos los niños aprendan, incluso cerrando la brecha digital

En su apogeo, el cierre de escuelas en todo el país interrumpió el aprendizaje del 91% de los estudiantes en todo el mundo. Los niños marginados sufren la carga más pesada: unos 463 millones de jóvenes no pudieron acceder al aprendizaje a distancia durante el cierre de las escuelas. Es más, los cierres anteriores demuestran que los niños que están fuera de la escuela durante períodos prolongados, especialmente las niñas, tienen menos probabilidades de regresar.

Para ello, el Unicef pide:

* Priorizar la reapertura de escuelas.

* Aumentar la financiación de la educación y garantizar la igualdad de acceso a una educación de calidad y sin violencia para que todos los niños aprendan.

* Cerrar la brecha digital conectando a todos los niños y jóvenes a Internet para 2030 y llegando a 3,500 millones de niños y jóvenes con un aprendizaje en línea seguro, de calidad, accesible y equitativo.

* Proteger las escuelas y los lugares de aprendizaje de los ataques y pedir cuentas a los perpetradores de estos ataques.

2. Garantizar el acceso a los servicios de salud y nutrición y hacer que las vacunas sean asequibles y estén disponibles para todos los niños.

Una respuesta fragmentada e inequitativa tanto al tratamiento como a la vacunación contra COVID-19 solo corre el riesgo de prolongar la pandemia, señala UNICEF, y pide a los gobiernos:

* Garantizar urgentemente la continuidad de los servicios clave de salud y nutrición para niños y jóvenes, especialmente la inmunización de rutina, dando prioridad a los más difíciles de alcanzar.

* Unidos para luchar contra la difusión de información errónea y recuperar la confianza en la inmunización de rutina.

* Recopile datos desglosados ​​por género, edad y discapacidad sobre niños y jóvenes, incluidos aquellos que han contraído COVID-19, e invierta en investigación para comprender mejor su impacto en su salud y bienestar.

* Garantizar que todos los niños y jóvenes tengan acceso equitativo y asequible, independientemente de dónde vivan, a los diagnósticos, la terapéutica y las vacunas de COVID-19 como parte de un paquete integral de atención esencial.

* Garantizar que cualquier nueva financiación amplíe el acceso a otros servicios de salud esenciales para niños y jóvenes, incluso mediante la formación y el apoyo a los trabajadores de la salud.

3. Apoyar y proteger la salud mental de los niños y los jóvenes y poner fin al abuso, la violencia de género y la negligencia en la infancia.

La crisis de COVID-19 solo ha exacerbado la violencia, la explotación y el abuso, y las niñas son particularmente vulnerables, por lo que el Unicef exhorta a:

* Integrar la financiación sostenible de apoyo psicosocial y de salud mental infantil en todas las respuestas humanitarias mundiales y comprometerse a aumentar la financiación plurianual para satisfacer mejor las necesidades de protección de los niños en crisis.

* Dar prioridad a la prevención y la respuesta a la violencia de género en la acción humanitaria mundial, aumentando la financiación para intervenciones específicas de género.

* Invertir en apoyo psicosocial y de salud mental sensible al género para niños, jóvenes y sus cuidadores:

    * Brindar apoyo para la crianza de los hijos a todos aquellos que lo necesiten y fortalecer las líneas de ayuda para niñas y niños, y otros mecanismos de denuncia centrados en la infancia.

    * Designar trabajadores y servicios de servicios sociales formales e informales, incluidos los de violencia de género, protección infantil y servicios de salud sexual y reproductiva, como esenciales.

    * Invertir en servicios de apoyo psicosocial y de salud mental sensibles al género para niños, adolescentes y sus cuidadores, incluso a través de escuelas, servicios sociales y comunidades.

4. Aumentar el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene y abordar la degradación ambiental y el cambio climático.

El acceso poco confiable al agua potable debido a los cambios en el clima limita la capacidad de las personas para practicar las medidas de higiene necesarias para salvar su vida. Unicef recalca la vulnerabilidad de los seres humanos y el riesgo de no tomar medidas inmediatas para protegernos contra la degradación ambiental y el cambio climático. Por ello pide:

* Garantizar el acceso universal al agua potable y al lavado de manos para niños y familias a través de políticas nacionales, cooperación del sector privado, participación comunitaria e iniciativas de cambio de comportamiento.

* Invertir en servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH) resistentes al clima en hogares, escuelas, hospitales y espacios públicos para que las comunidades estén mejor preparadas para futuras pandemias y otras crisis.

* Integrar los derechos del niño en estrategias, políticas y documentos de planificación nacionales clave sobre el cambio climático y la adaptación, incluidas las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) y los Planes Nacionales de Adaptación (NAP), así como los planes y presupuestos de respuesta y recuperación de COVID-19.

* Continuar persiguiendo, implementando y monitoreando los objetivos climáticos y medioambientales descritos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París.

* Enseñar a niños y jóvenes sobre el cambio climático, el medio ambiente y el consumo y producción responsable y sostenible.

5. Revertir el aumento de la pobreza infantil y garantizar una recuperación inclusiva para todos.

El Unicef destaca la urgencia de que exista un plan de recuperación inclusivo para evitar que más niños alcancen niveles de pobreza nunca vistos durante muchos años. Para ello, considera indispensable que:

* Organizar recursos globales para garantizar una recuperación inclusiva y sensible al género, y apoyar las respuestas fiscales nacionales que dan prioridad a los niños y sus familias:

* Mantener o aumentar los compromisos de ayuda exterior, identificando nuevas opciones de financiación específicas del contexto y financiación directa a los países más afectados y menos capaces de aceptar nuevos préstamos.

* Actuar sobre el alivio de la deuda, incluida la extensión de la suspensión actual del servicio de la deuda a los países de ingresos medianos. Asegurar una acción coordinada que cubra a todos los acreedores para reestructurar y, cuando sea necesario, reducir la deuda.

* Incluir la inversión en servicios clave para niños y jóvenes como parte de los paquetes de estímulo interno y delimitar el gasto existente en los niños más vulnerables.

* Ampliar los programas de protección social resilientes para los niños más vulnerables y sus familias, incluidas las transferencias de efectivo para todos los niños y los servicios adaptados a los niños como el cuidado infantil asequible y de calidad.

6. Redoblar los esfuerzos para proteger y apoyar a los niños y sus familias que viven en situaciones de conflicto, desastre y desplazamiento

Unicef señala que, incluso antes de la pandemia, 2020 iba a ver a más personas que nunca necesitando asistencia humanitaria.

“El COVID-19 ha agravado las vulnerabilidades de los niños migrantes, desplazados y refugiados, así como de los que viven en países afectados por crisis. Y ya sea como resultado de un conflicto activo o de nuevas restricciones pandémicas, cada vez es más difícil llegar a los niños más vulnerables con servicios esenciales que salvan vidas. COVID-19 no debe convertirse en una excusa para desviar la atención de estos niños”, apunta.

En este sentido, el organismo pide a los gobiernos lo siguiente:

* Aumentar y mantener la financiación para emergencias a fin de prevenir crisis múltiples, catastróficas y prolongadas y salvar la vida de los niños, aliviar su sufrimiento y preservar su dignidad. En todas las respuestas humanitarias, dé prioridad a los derechos y la protección de los niños, de conformidad con los Compromisos básicos para la infancia.

* Garantizar el acceso humanitario inmediato y sin obstáculos.

* Poner fin a los ataques contra los niños y contra la infraestructura civil fundamental para su supervivencia, como el agua, el saneamiento y las instalaciones y el personal de atención médica. Hacer responsables a los autores de estos ataques.

* Incluir a los niños desplazados internos, refugiados y migrantes en los sistemas, políticas y planes nacionales, comenzando con los esfuerzos de recuperación y respuesta al COVID-19.

* Luchar contra el virus, no entre ellos. Implementar y defender el llamado del Secretario General de las Naciones Unidas para un alto el fuego global.

(Visited 52 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar