Escrito por 3:00 pm Agendas locales, Desigualdades

Los niños migrantes ya no serán encerrados en centros de acogida

niños migrantes

El miércoles 11 de noviembre se aprobó la reforma en México de la Ley de Migración y la Ley sobre Refugiados, así como la Protección Complementaria y Asilo Político, cuya entrada en vigor “representa un avance histórico en materia de derechos humanos en favor de la niñez y adolescencia migrante, solicitante de asilo y refugiada”, señala la ONU.

Con estas reformas se logra establecer la no detención de niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad en estaciones o estancias migratorias, estén o no acompañados, brindando alternativas de cuidado. Ahora los niños migrantes podrán ser acomodados en familias de acogida, casas para migrantes o solicitantes de asilo.

De esta manera se pide la regularización provisional de la condición migratoria de todas las niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad, a fin de evitar su retorno expedito y garantizar así que puedan ver cumplidos sus derechos básicos, entre ellos el acceso a la protección internacional.

Además se consigue que la determinación del interés superior de la niñez realizada por las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes sea un elemento central del proceso de garantía integral de derecho y se extiende la visión de protección a toda la infancia en situación de movilidad, no únicamente a la no acompañada.

“Se trata de brindarles espacios más abierto y libres donde se puedan mover y, durante su estancia en México, puedan recibir educación y participar en actividades deportivas o culturales”, destaca Naciones Unidas.

Finalmente, el Estado mexicano da cumplimiento a los tratados internacionales en la materia, a recomendaciones de comités internacionales de derechos humanos y a compromisos de México dentro del Pacto Global de Migración.

Según información del UNICEF, desde principios de marzo de 2020, “al menos mil niños migrantes no acompañados han sido obligados a retornar desde Estados Unidos a México y a los países del norte de América Central (El Salvador, Guatemala y Honduras). Durante el mismo período, al menos 447 niños migrantes han sido devueltos de México a Guatemala y Honduras”.

En general la experiencia que han tenido en sus países de origen es terrible, es un camino muy peligroso, llegan a México y estar encerrados en una estación migratoria es horrible”, señaló Christian Skoog, representante de UNICEF en México.

“Lo he escuchado de muchos niños que solo quieren salir, quieren regresar de inmediato a su país porque esta situación de encierro en una estación migratoria sin ninguna libertad es horrible, es un trauma”.

Reiteró que las niñas, niños y adolescentes migrantes, acompañados o no, no podrán ser detenidos en estaciones migratorias, lo que se traducirá en un mejor trato y en la posibilidad de integrarlos a las comunidades.

El experto afirmó que la reforma tiene gran relevancia para la defensa de los derechos de niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad y que se trata de la reforma más importante en la materia desde el 2014, cuando se adoptó la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

“Entrar en el país no es un crimen, es un error administrativo, por eso no estamos hablando de criminales, no han hecho algo serio de ninguna manera, están huyendo de otras condiciones muy difíciles y por eso debemos garantizar una acogida que vele por su bienestar” concluyó Skoog.

Los representantes en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la Organización Internacional para las Migraciones y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura pidieron que se asigne el presupuesto necesario para que la implementación de esta reforma sea efectiva y real.

(Visited 64 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar