Escrito por 12:00 pm Desigualdades

Para salir de la crisis, hay que invertir en agricultura

A través de la Declaración conjunta sobre el aumento de la inversión responsable en agricultura y sistemas alimentarios ante la crisis por COVID-19, la FAO y el Parlamento Latinoamericano y Caribeño (PARLATINO), hicieron un llamado a que los países inviertan responsablemente en agricultura y sistemas alimentarios.

“En América Latina y el Caribe se espera la mayor crisis económica y social del último siglo con motivo de la pandemia del COVID 19, previéndose una caída del producto interno bruto regional en un – 9.1% en 2020”, informaron los organismos.

Lo anterior tendrá repercusiones negativas en la seguridad alimentaria y el estado nutricional de la población, derivado del desempleo y otras consecuencias de la pandemia.

Asimismo, se prevé que habrá 45 millones de personas más en situación de pobreza en la región de América Latina y el Caribe, llegando a un total de 230 millones de personas. La pobreza extrema también aumentará, con 28 millones de personas más en esta condición, para llegar a un total de 96 millones de personas.

En este contexto de pobreza, en el que las personas no tienen los recursos para adquirir alimentos o adquieren aquellos más baratos y de menor valor nutricional, el riesgo de que aumenten los índices de desnutrición y malnutrición es inminente.

A esto se suman los altos niveles de desigualdad que ya existían en la región y que afectan de forma más grave a las mujeres, los niños, los pueblos indígenas, la población afrodescendiente, los migrantes, los refugiados y desplazados internos.

Una oportunidad para replantear la agricultura

Por ello, tanto la FAO como PARLATINO han exhortado a los países a contribuir a la mitigación y recuperación de los efectos de la actual pandemia y reconstruir sistemas alimentarios más resilientes.

Promueven una recuperación “inclusiva y transformativa pos-COVID-19”, a través de inversiones agrícolas sostenibles, tanto a nivel económico, como social y medioambiental.

El presidente de PARLATINO,  Jorge Pizarro, destacó que la crisis del COVID-19 se ha convertido en una oportunidad para “replantear la manera en que funciona nuestra agricultura y sistemas alimentarios, a fin de adoptar medidas de recuperación que permitan reconstruir con igualdad las economías de todos los países de la región”.

Señaló que es necesario construir un modelo de desarrollo más participativo y más humano, construir sociedades más inclusivas, donde se garantice dignidad y calidad de vida.

En este sentido, la declaración dada a conocer por la FAO y PARLATINO tiene como base diez principios para asegurar una inversión responsable en agricultura y sistemas alimentarios, es decir, los Principios CSA-IAR.

Estos principios fueron creados por la plataforma internacional  Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), y son aplicables a todos tipo de inversión agrícola, sin importar su tamaño.

“Dada la relevancia del sector agroalimentario para la economía, la generación de empleo y la seguridad alimentaria, es urgente aumentar inversiones que respondan a la crisis derivada del COVID-19 y fortalezcan dicho sector”.

“El desarrollo inclusivo y sostenible, contribuyendo a reconstruir con igualdad las economías de todos los países de la región, apoyando la capacidad de resiliencia de las comunidades y manteniendo operativa la producción de alimentos y sus cadenas de suministro”, señala el documento.

Recomendaciones para fortalecer la agricultura

Los Principios CSA-IAR  son lineamientos para que los países puedan mitigar los efectos pandemia a través de la construcción de sistemas alimentarios más productivos y resistentes a las crisis.

Estos principios “buscan proporcionar orientación sobre cómo promover inversiones que fortalezcan la seguridad alimentaria y nutricional, así como el desarrollo económico inclusivo y el uso sostenible de los recursos naturales”.

La FAO y PARLATINO externaron sus recomendaciones hacia el fortalecimiento de la agricultura y los sistemas alimentarios en la región. Entre ellas se encuentra el mantener un entorno normativo, jurídico, reglamentario e institucional propicio para impulsar inversiones agrícolas públicas y privadas.

También pidieron no dejar de lado a los más vulnerables y desarrollar protección social y servicios de salud para garantizar el acceso a la salud a las familias rurales en pobreza.

Recomiendan fortalecer la inversión y tener un financiamiento responsable hacia políticas públicas de asistencia técnica y promoción de sistemas comunitarios de agua y saneamiento. Además, instan a promover el acceso a los mercados, la infraestructura y los mecanismos innovadores de distribución de alimentos.

Consulta la declaración de la FAO y PARLATINO en:

declaracion-IAR-PARLATINO-FAO

(Visited 454 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar