Escrito por 8:44 am Destacados, Mario Luis Fuentes, Medio Ambiente, Pobreza, Selecciones del editor • 2 Comentarios

El desafío ambiental de México

El desafío ambiental de México

México enfrenta un servero desafío ambiental que se expresa en múltiples fenómenos; uno de los más preocupantes es la acelerada pérdida de la biodiversidad en medio de un proceso global de extinción de especies. México es uno de los países megadiversos del planeta, pero también uno de los que tienen una mayor cantidad de especies amenazadas.

En este nuevo programa, el Dr. Mario Luis Fuentes dialoga con el Dr. José Sarukhán, uno de los científicos más importantes en el mundo en el estudio del capital natural de México y del mundo, lo que le valió haber recibido el Premio Tyler para el Aprovechamiento del Medio Ambiente, el cual es considerado el equivalente al Premio Nobel; también rcibió el Premio “Campeones de la Tierra”, que es el máximo galardón que otorga la ONU en materia medioambiental.

El Dr. Sarukhán sostiene que el regreso de los Estados Unidos de América al Acuerdo de París, abre la posibilidad de repensar a la ecología y al cambio climático como agendas prioritarias para promover un nuevo estilo de desarrollo que sea compatible con la protección de la biodiversidad planetaria.

La gran crisis y el desafío ambiental

De acuerdo con la CONABIO, en México hay 2,665 especies en peligro de extinción. Una suma de 1,394 de ellas son animales, mientras que 974 son de origen vegetal. A nivel mundial, la “lista roja” de la extinción hay alrededor de 37,400 especies amenazadas con desaparecer de la tierra en todo el mundo; cifra que equivale al 28% del total de la biodiversidad planetaria.

Debe señalarse que la pérdida de la biodiversidad y la amenaza de extinción de las especies se debe a la pérdida de los ecosistemas. Y en ese sentido es relevante subrayar que en México se ha perdido alrededor del 50% de los ecosistemas naturales. A lo anterior se suma la sobre explotación de especies maderables, el cambio climático y la desertización del suelo; la intrusión de especies invasoras en ecosistemas a los que no pertenecen, y notablemente, el cambio de uso de suelo.

Finalmente, destaca que, entre los ecosistemas presentes, el de los bosques templados y nublados, registra una reducción del 26.45% y un deterioro del 34.4%; una pérdida del 15.19% de matorrales y un 8.07% de deterioro; un 36.6% de pérdida de pastizales, y un deterioro del 38.53%; una pérdida del 40.54% de nuestras selvas húmedas, y un 73.54% de deterioro de las restantes; así como un 36.44% de pérdida de las selvas secas y un deterioro del 56.97% de las que aún se conservan.

Puedes leer: “Proteger la biodiversidad para no desaparecer”

(Visited 136 times, 1 visits today)
Comparte esta notícia
Cerrar